31 de octubre de 2018

¡Dientes! ¡Garras! ¡Rugidos! ¡AWESOMEBRO!

Es 31 de octubre y muchos hoy homenajean todo lo que tiene que ver con miedo y terror, por lo que parece una excelente oportunidad para hablar de los dinosaurios más monstruosos, grotescos y sanguinarios conocidos por el hombre. Es decir, aquellos comúnmente caracterizados por temibles hileras de largos y afilados dientes, garras aparentemente hechas para rebanar y destripar a sus víctimas, un apetito voraz que insta a una continua ferocidad, una mirada fría y despiadada que refleja una insaciable sed de sangre o un tamaño imponente que haría temblar hasta a los más rudos. Sin embargo, aquí no entraremos en este tipo de corriente, de modo que esta no será una de esas entradas de "10 dinosaurios tan monstruosos y mortíferos que te alegrarás de que estén extintos". Si eso es lo que desea ver, seguro encontrará una entrada así en muchos otros blogs, pero no en este. En su lugar, aquí vamos a aprovechar la ocasión para abordar el fenómeno detrás de estas macabras caracterizaciones y nos sumiremos en un misterio que a lo largo de generaciones nuestros temores han alimentado y convertido en una fuerza con el poder de cautivarnos al presentar mucho de lo que vemos en el ámbito del dinofrikismo bajo un disfraz que oculta la realidad que pocos quieren ver. Algunos tal vez se pregunten qué es esa fuerza de la que hablo. Pues bien, me refiero a lo que en el mundo de la paleontología se conoce como... Awesomebro.


¿Pero qué es eso de awesomebro? Pues "awesomebro" es un término acuñado por el paleoartista John Conway utilizado para referirse a la inclinación y tendencia de adoptar la imagen distorsionada y monstrificada de los dinosaurios que se suele presentar en los medios y la cultura popular en lugar de la que presenta la ciencia.

El presunto Utahraptor en la cubierta del videojuego "Turok: Evolution" es un claro ejemplo de una imagen awesomebro
Imagen de Acclaim Entertainment

Ahora bien, antes de continuar, quiero recalcar que este blog tiene el objetivo de divulgar información de carácter científico acerca de nuestra percepción de los dinosaurios, pero creo que en estos tiempos es igualmente importante tratar el aspecto sociocultural de la misma. Dicho esto, esta entrada no va dirigida a atacar o condenar la cultura awesomebro, sino a crear conciencia. ¿Conciencia de qué? Pues de que hay diferentes percepciones sobre los dinosaurios, cada una con sus fundamentos particulares, y lo ideal es que se respete el derecho de cada cual a tener las suyas, pero para eso hay que cuidarse de un fenómeno muy peligroso: los extremos. Los extremos en el modo de pensar son dañinos porque tienden a "cegar" a una persona hasta el punto de que ésta no puede visualizar algo diferente a su punto de vista sin percibirlo como desconcertante o hasta ofensivo, lo que tiende a conducir a que la persona impulsivamente rechace todo lo que no vaya con su percepción y generalmente, lo tache como una tontería, ya que su mentalidad está tan limitada a su forma de ver las cosas que se le hace difícil respetar otros puntos de vista y aceptar algunas realidades aún cuando su percepción puede ser errónea o sobrevalorada, lo cual suele terminar por convertirlo en una persona tóxica. Es como dice el dicho: "No hay peor ciego que el que no quiere ver." Y al menos en mi opinión, es importante tener la mente abierta si verdaderamente queremos apreciar y disfrutar la belleza de este mundo tan diverso en el que vivimos.

Habiendo aclarado eso, ¿qué se considera awesomebro?

Pues nuevamente, el concepto de awesomebro envuelve todo aquello que hace ver a los dinosaurios más como monstruos que como animales. Esto se debe en gran parte a la forma en que se tiende a representar a estos seres en los medios de entretenimiento y sus derivados, donde por lo general son tratados como personajes no del todo naturalísticos desde un enfoque sensacionalista para cautivar a los consumidores. De modo que, cuando se habla de la cultura awesomebro, se hace referencia a aquellos entusiastas que sobreponen esta imagen alterada por los medios por encima de la que nos revela la paleontología. Se puede decir por tanto que las tendencias awesomebro se fundamentan sobre una base emocional más que racional, mientras a su vez se rigen por los principios de oferta y demanda, siendo así un fenómeno de carácter retributivo (los medios ofrecen lo que la audiencia pide y la audiencia pide más de lo que los medios le ofrecen).

Arriba: Representación artística del famoso Tyrannosaurus rex de una forma acorde a la visión científica
Arte de Mark Witton
Abajo: Representación de la misma criatura retocada de acuerdo a los estándares de la cultura awesomebro
Imagen originaria de Papo Toys

No es de extrañarse por tanto que la cultura awesomebro se sienta atraída por conceptos impresionistas, como el gigantismo, por lo que tiende a favorecer representaciones de animales prehistóricos con un tamaño desproporcionadamente grande, como por ejemplo, el Giganotosaurus de "Dino Crisis 2", el Mosasaurus de "Jurassic World" o el Liopleurodon de "Paseando con Dinosaurios" y desde luego, tampoco es de extrañarse que las discusiones sobre cuál dinosaurio o animal prehistórico es más grande según su categoría sean algo común entre las tendencias awesomebro.

El Liopleurodon de la serie "Paseando con Dinosaurios" fue representado un tamaño exageradamente grande que tiende a ser favorecido por la cultura awesomebro.
Imagen de la BBC

Sin embargo, lo que más distingue a la cultura awesomebro, es su preferencia por la representación de estos animales como seres violentos, sádicos y destructivos. Es por eso que optan por quedarse con los aspectos más salvajes y sanguinarios de los dinosaurios y les encanta ver que se la pasen rugiendo y enseñando los dientes y las garras. No resulta extraño por tanto que sean los dinosaurios carnívoros los más propensos a recibir influencia de esta corriente.

La Indominus rex en la cinta Jurassic World podría considerarse un compendio de las tendencias y expectativas de la cultura awesomebro, siendo estratégicamente diseñada y presentada como más grande, astuta y agresiva que un terópodo real y así lo reconoce la propia película a través del Dr. Henry Wu cuando le recuerda a su empleador, Simon Masrani que cuando éste solicitó una atracción más "cool" no pidió algo realista, sino algo "con más dientes".
Imagen de Universal Pictures

Por tal razón, es popular en la cultura awesomebro la tendencia de asimilar por ejemplo, los estudios que sugieren que el Tiranosaurio decapitaba Triceratops antes de comerlos o la teoría de que el Velociraptor devoraba a sus presas mientras aún estaban vivas. Más destacable, sin embargo, es su similar apertura a ideas sensacionalistas que hagan ver a los dinosaurios como seres macabros y a asimilarlas como factibles, aunque dichas ideas no estén científicamente fundamentadas.

Una tendencia awesomebro común es la de pensar que el nido de un T. rex luciría como un "cementerio de dinosaurios", idea difundida por producciones como "The Lost World: Jurassic Park" pero no avalada por la ciencia
Imagen de Universal Pictures

Y desde luego, no resulta sorpresivo que sean fans de los enfrentamientos interespecíficos de animales prehistóricos y que por ende, los aclamen con entusiasmo en medios audiovisuales (usualmente complementados con música rock o un coro clásico de fondo) y recurran con frecuencia a redes sociales y páginas de interacción para debatir sobre un combate entre una especie A y una especie B y discutir quién sería el ganador. Y no es que esto esté mal, pero una vez más, este tipo de dinámica poco o nada corresponde a nuestra comprensión de estos animales, pues para empezar, no conocemos (y quizá, nunca conoceremos) con precisión las tácticas de combate o defensa exactas que éstos habrían empleado en un hipotético enfrentamiento, sin mencionar que la naturaleza constantemente nos demuestra que salvo en caso de depredación, los animales rara vez pelean a muerte y que cuando lo hacen, en el caso de un combate interespecífico, los resultados pueden variar, por lo que el desenlace no necesariamente hace a una especie más "poderosa" que la otra (por poner un ejemplo, es sabido que los leones pueden derribar búfalos, mas eso no significa que éstos sean más poderosos que los búfalos y son igualmente notorios los casos de leones asesinados por búfalos). De modo que debates de esta índole sólo ayudan a construir y desarrollar la imaginación, mas contrario a como suelen presentarse, poco o nada tienen que ver con nuestro entendimiento de estos animales.

Los combates interespecíficos de dinosaurios conforman uno de los temas más atrayentes para la cultura awesomebro y cabe destacar el caso del T. rex y el Spinosaurus, que es quizá el más abordado desde que fue representado gráficamente en la cinta Jurassic Park 3 en 2001, a pesar de que en realidad ninguna de estas especies coexistió con la otra.
Imagen de Universal Pictures

Por otra parte, quizá lo más importante a resaltar es que la cultura awesomebro suele tener dificultades para asimilar aquello que no haga parecer a los dinosaurios tan violentos o monstruosos, por lo que no es extraño que asuman una actitud de decepción y suelan acusar a la ciencia de "arruinar su infancia" cuando se revela algo que choca con esta percepción grotesca de los dinosaurios y otros organismos prehistóricos. Es por esta razón que usualmente les cuesta simpatizar con la idea de que los dinosaurios carnívoros tuviesen un tipo de integumento oral que cubriría sus dientes de forma parecida a los labios de los mamíferos, con las investigaciones que sugieren que los dinosaurios no podían rugir como fieras e incluso, con el hecho de que muchos terópodos se asimilaban a las aves tanto en apariencia como en comportamiento más que a los lagartos bípedos sedientos de sangre popularizados por obras de ficción, como la franquicia de Jurassic Park, lo que nos lleva a lo referente al aspecto físico de los dinosaurios. Y es que es de notar que dada su tendencia a favorecer la forma en que éstos y otros animales prehistóricos son generalmente mostrados en los medios, la cultura awesomebro está bastante aferrada lo que se ha implantado y difundido como "clásico" en la cultura popular, cosa con la que la naturaleza progresiva y versátil de la paleontología como ciencia tiende a romper. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañarse que con frecuencia renieguen de que algunos dinosaurios no eran como se pensaba en un principio debido a que descubrimientos posteriores revelarían pistas anteriormente desconocidas sobre su apariencia (como ocurrió por ejemplo, con el Spinosaurus en 2014, cuando se publicó la recuperación de nuevo material atribuido a este género que reveló que su anatomía difería de la imagen popular que se tenía hasta entonces) o que asuman una posición reluctante al momento de por ejemplo, considerar la posibilidad de que el famoso T. rex tuviese plumas o incluso de afrontar el hecho de que otras especies popularizadas, como el Velociraptor definitivamente las tenían.

Los fósiles evidencian que las garras de los dromaeosaurios (la familia a la que pertenece el famoso Velociraptor) estaban cubiertas por alas emplumadas, cosa que a la cultura awesomebro le suele resultar difícil de asimilar porque a su parecer, esto le quita lo "awesome" a estos dinosaurios.
Crédito de la fotografía a la Academia China de Ciencias Geológicas

Ahora bien, ¿ser awesomebro es malo? No. El problema no es ser awesomebro. De hecho, aunque lo neguemos, todos los dinofrikis comenzamos como awesomebros (y yo soy prueba viviente de ello, como los que me siguen hace tiempo habrán confirmado por mi antiguo blog) y de alguna u otra forma, seguimos teniendo algo de awesombro (algunos en mayor grado que otros, cabe resaltar). Si le gustan los dinosaurios puramente escamosos, con manos pronadas a lo Jurassic Park y que constantemente estén realizando hazañas violentas, resistiendo lesiones causadas por disparos, explosiones, ataques de otros dinosaurios o cualquier otro tipo de daño y ostentando sus dientes, garras u otras adaptaciones para el ataque o la defensa, no hay problema con eso siempre y cuando reconozca que la ficción es una cosa y el mundo real es otra. El problema es llevar sus idealizaciones al extremo y llegar al punto de incluso boicotear los avances científicos sólo porque "arruinan su infancia", de tachar los resultados de determinadas investigaciones como ilógicos, erróneos o contraproducentes porque no se ajustan a sus preferencias o de inventarse "teorías" propias ajustadas a su percepción para remediar lo que no va con ella, cosa que más que promover el entendimiento de los dinosaurios, lo obstaculiza. De modo que ser awesomebro no es lo que está mal. Lo que está mal es ser extremista hasta el punto de anteponer el capricho sobre la realidad.

Dicho esto, tenga presente que el concepto de "awesome" es subjetivo y depende meramente de su forma de asimilar las cosas. Asimismo, tenga en cuenta que en el cine, los videojuegos, la literatura e incluso, los documentales se representa a los dinosaurios de esa forma para captar la atención del público, pero eso no es un reflejo fiel de lo que eran en verdad estos animales. De todas formas, aún si las cosas no son como usted las imaginaba, ¿por qué eso es algo malo y en qué perjudica su estilo de vida? Si no le gusta cómo los nuevos descubrimientos están cambiando la imagen de los dinosaurios, está bien. Nadie puede obligarlo a que le guste, pero no por eso le declare la guerra a la ciencia ni reproche sus avances, tachándolos de falsos o "ajustándolos" para que cumplan con sus expectativas y luego difundiendo esos "ajustes" como hechos. Recuerde que la realidad existe al margen de lo que pensamos y es independiente de nuestros ideales, por lo que negarla o intentar adecuarla a nuestro parecer es inútil y al final, no cambiará nada. Si verdaderamente le interesa el aspecto científico de los dinosaurios (y perdonen si parezco duro al decir esto), haga el capricho a un lado y recuerde que las obras de ficción son una cosa y la ciencia y el mundo real son otra. Dese la oportunidad y tal vez descubra que estos animales son más fascinantes de lo que piensa y de lo que suele difundir la cultura popular. Si al final el caso es que en realidad no le interesa tanto la ciencia detrás de la vida prehistórica y en su lugar, disfruta más de los "monstruos prehistóricos" creados por y para los medios de entretenimiento, pues simplemente continúe disfrutando de esas caracterizaciones sin adentrarse en el ámbito de la ciencia. En lugar de asumir una postura anti-ciencia y denegar de los avances en la paleontología, ¿por qué no mejor sacarle provecho a su imaginación y manifestarse desarrollando obras de ficción por su cuenta, como lo hace, por ejemplo, el buen Ricardo Delgado en su recomendable serie de comics, "Age of Reptiles"? Después de todo, la imaginación es libre y usted es el único que establece sus límites.

A todo esto, si hablamos de extremos, no podemos dirigir la mirada exclusivamente a una dirección al tratar este asunto, por lo que también conviene dirigirse a la corriente del lado opuesto (es decir, a aquellos aficionados a la paleontología y al aspecto estrictamente científico y no mediático de los dinosaurios). Y bueno, como dinofriki, sería hipócrita de mi parte negar que en este grupo entra su servidor. Sin embargo, cuando se trata de abordar esta situación, me esfuerzo por no asumir una actitud extremista. Es cierto que dada mi pasión por el tema, a veces me cuesta, pero es esa misma pasión la que me motiva a difundirlo de forma pasiva y no impositiva, cosa que en la mayoría de los casos me ha resultado mejor que si intentara inculcarla a la fuerza. Después de todo, tratar de imponer una idea, percepción o concepto, más que una actitud científica, es una actitud dogmática (y por ende, anticientífica) y a esto cabe agregar que incitar a la educación tiende a ser más efectivo que educar en sí y es a eso a lo que quiero invitar a otros dinofrikis que lean esta entrada.

De modo que en lo que respecta a la interacción con otros en discusiones de índole científica, recuerde que la paleontología no es una ciencia del todo certera y que rara vez ofrece respuestas sólidas que puedan considerarse como hechos irrefutables, abriendo así paso a múltiples posibilidades y alternativas a considerar, además de que por su naturaleza autocorrectiva, constantemente está actualizándose y sustituyendo nociones previas con nuevos conocimientos. Si bien es cierto que la paleontología como ciencia se vale de procedimientos empíricos en la búsqueda de respuestas, no hay que olvidar que uno de éstos es la aplicación del método hipotético-deductivo, por medio del cual se elaboran teorías a partir de las pruebas disponibles en un intento de arrojar luz sobre objetos de estudio que simplemente no pueden comprenderse de forma absoluta, por lo que dichas teorías, por muy válidas que sean, no deben ser tomadas como algo irrefutable o palmariamente confirmado. Después de todo, el pensamiento científico se fundamenta en la falsabilidad de nociones. De modo que lo más razonable es adoptar una mentalidad crítica, estar siempre abierto a múltiples posibilidades y recordar que si ni siquiera los mismos científicos que obtienen y generan la información de primera mano pueden certificar algo al 100%, menos aún nosotros, los aficionados. Con eso en mente, si desea corregir o educar a alguien que parece ignorar o negar los datos, avances y planteamientos paleontológicos, procure no hacerlo de manera impositiva, sino de una forma que resulte cómoda, motivadora y remunerativa para él. Asimismo, es igualmente aconsejable que lo haga reconociendo y aprovechando la naturaleza versátil de la paleontología para alentarlo a investigar por su cuenta, a recurrir a fuentes de información legítimas y más importante, a desarrollar y fomentar el pensamiento crítico y la consideración de diversas posibilidades utilizando la información disponible en lugar de la aceptación dogmática de una idea como si se tratase de la verdad absoluta, pues al fin y al cabo, como decía el sabio Aristóteles, "el ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona”.

Por otra parte, tenga en cuenta que en el ámbito de las películas, la literatura y los videojuegos, por ejemplo hay que reconocer que la ficción juega un papel importante y que la estética es primordial, pues el objetivo de estos medios de entretenimiento es impresionar y divertir a la audiencia, por lo que no está del todo mal que ocasionalmente se muestren dinosaurios algo anticuados que se la pasen enseñando los dientes, rugiendo ferozmente, matando brutalmente a sus víctimas, etc. Es cierto que los medios parecen estar escupiéndole la cara a la ciencia y distorsionando cada vez más la imagen de los dinosaurios y que para nosotros, los dinofrikis, esto puede ser decepcionante hasta cierto grado, pero no podemos pretender que un proyecto hecho principalmente para entretener muestre versiones del todo fieles a lo que sería el animal real (así como tampoco podemos pretender que películas, novelas y otros proyectos de ficción sobre tiburones, cocodrilos, osos y otros depredadores lo hagan). Eso por supuesto no significa que no se pueda abogar por una representación más realista, fidedigna y genuina de estos animales en los medios y nuevamente, nadie puede obligar a nadie a que le guste algo que no va con sus preferencias, pero no olvidemos que dentro de todo, es importante establecer un balance y aprender a disfrutar de estos productos por lo que son (obras de ficción), cosa en la que una actitud extremista no ayuda en nada.

Con todo esto dicho, aceptemos la diferencia entre la ficción y la realidad, reconozcamos que nuestras opiniones sobre un tema no cambian la realidad del mismo, recordemos que nuestros conocimientos no son algo fijo y pueden seguir actualizándose a medida que se indague más en el tema, respetemos el derecho de otros a opinar de una forma diferente a la nuestra y sobre todo, cuidémonos de ser extremistas con nuestras ideas y preferencias para así saber valorar la diversidad y la libertad de pensamiento. En resumen, aprendamos a disfrutar más de las diferencias para gozar más de nuestro mundo y de nuestra vida.

Referencias:
1. Artículo de John Conway: "Jurassic Park 4: Awesomebro": http://log.johnconway.co/post/46259087381/jurassic-park-4-awesomebro

2. Video de Scott Potter (Thagomizers): "Let's Talk Awesomebro": https://www.youtube.com/watch?v=2NJJTAse1Eg

7 de octubre de 2018

Sauroficha: Camarasaurus

Nombre genérico: Camarasaurus
Especies: C. supremus, C. grandis, C. lentus, C. lewisi
Castellanización: Camarasaurio
Significado del nombre: “lagarto con cámaras”
Clasificación: Saurisquio, Saurópodo, Camarasáurido
Período en que vivió: Etapas Kimmeridgiense y Titoniense del Jurásico superior (155 a 150 millones de años)
Localidad de sus fósiles: La Formación Morrison en el oeste de Estados Unidos (Norteamérica)
Material encontrado: Más de 90 ejemplares en diferentes estados de preservación (su anatomía es bastante conocida)
Alimentación: Herbívoro

Arte de Satoshi Kawasaki

Información General
El Camarasaurus es posiblemente el dinosaurio saurópodo más común en el registro fósil hasta la fecha y como tal, es uno de los más estudiados. Presenta un tamaño mediano para los estándares de un saurópodo, usualmente alcanzando una longitud no muy superior a los 18 metros de largo y un peso ligeramente superior a las 30 toneladas, aunque es sabido que la especie Camarasaurus supremus podía alcanzar los 23 metros de largo y las 47 toneladas de peso, aproximadamente. Como es de esperarse en un saurópodo, presenta un cuello largo y una cabeza pequeña con relación a su cuerpo. No obstante, tenía una cola más corta que la mayoría de los saurópodos. Su cráneo es cuadriforme y aunque los huesos que lo conforman eran compactos, presenta múltiples aperturas llamadas fenestras, las cuales lo hacen más ligero. Su cabeza resalta también por la presencia de una pequeña cresta similar a la vista en los braquiosáuridos, aunque no tan prominente como la de éstos. Sus dientes tienen forma de cinceles, lo que sugiere que estaban hechos para mordisquear vegetación dura. Presenta patas delanteras más cortas que las traseras, pero la alta posición de los hombros indica que asumía una posición en la que el lomo quedaba relativamente plano. Como todo saurópodo, era cuadrúpedo y presentaba cinco dedos en las patas delanteras, aunque sólo el primero estaba provisto de una garra visible, la cual probablemente era un vestigio de la garra del pulgar en los sauropodomorfos más primitivos, que eventualmente desaparecería en los saurópodos más avanzados.

Nota Histórica
El Camarasaurus fue descrito en 1877 por Edward Drinker Cope a partir de vértebras recuperadas en la Formación Morrison en Colorado, EE.UU por un maestro llamado Oramel Lucas y su familia, a quien Cope le compró los fósiles. Para entonces, los saurópodos eran poco conocidos aún y sólo algunos huesos de este tipo de dinosaurios habían sido encontrados. Sin embargo, el material disponible en ese entonces fue suficiente para hacerle sospechar a Cope que el Camarasaurus era un dinosaurio relativamente grande, con un cuello largo y una cabeza pequeña, mas no fue hasta 1925 que se descubriría el primer esqueleto completo de Camarasaurus por Charles W. Gilmore, revelando su anatomía exacta. Desde que fue descrito, más de 90 ejemplares de Camarasaurus han sido encontrados, estando la mayoría bien preservados, por lo que actualmente no sólo es uno de los dinosaurios más comunes en el registro fósil, sino también uno de los mejores conocidos.

Datos Curiosos
  • El Camarasaurus debe su nombre a las cámaras formadas entre los huecos en sus vértebras, de las cuales se teoriza que pudieron haber jugado un papel importante en la respiración del animal, ya que sustenta la presencia de sacos de aire similares a los vistos en el sistema respiratorio de las aves. De ser cierto, estos sacos de aire pudieron haber permitido un flujo de aire bastante eficiente por el largo cuello, de tal forma que el aire fresco inhalado descendiera por una red de sacos, mientras que el aire reducido en oxígeno exhalado subiera por otro, dotando al animal de un continuo suministro e intercambio de aire pese al largo trayecto de la nariz a los pulmones.

  • El cuello del Camarasaurus estaba compuesto por 13 vértebras y varias investigaciones indican que éste bastante musculoso, aunque poco flexible. Inicialmente la mayoría de los paleontólogos pensaba que este animal mantenía su cuello en posición paralela al suelo, pero varios estudios han llevado a que actualmente el consenso sea que éste asumía una postura casi vertical, pudiendo elevar su cabeza a casi 10 metros sobre el suelo. Algunos expertos piensan que tal postura le habría permitido alcanzar sin esfuerzos significativos la copa de árboles similares a las actuales araucarias e indican a su vez que esto es sustentado por su tipo de dentadura, el cual parece ser formidable para mordisquear las hojas duras y gruesas de ese tipo de árboles, a diferencia de otros saurópodos comunes en su hábitat, como los diplodócidos, los cuales tenían dientes más finos y alargados, sugiriendo que estaban mejor adaptados para alimentarse de vegetación más tierna, lo que sustenta la teoría de que pese a asumir roles similares en su ecosistema, cada grupo de saurópodos ocupaba un nicho ecológico diferente.

  • Restos de tejido blando procedente de lo que sería la encía fueron encontrados en un ejemplar atribuido al género, lo que indicaría que los dientes del Camarasaurus estaban profundamente arraigados no sólo en hueso, sino también en tejido pese a que, como es común en los arcosaurios, éstos eran reemplazados con frecuencia. Se piensa asimismo que es posible que los dientes del Camarasaurus (y de los saurópodos en general) también estuviesen parcialmente cubiertos por algún tipo de integumento externo de contextura resistente (entiéndase, escamas) que les brindase más protección y apoyo (posiblemente, mientras los dientes de reemplazo crecían), idea sustentada por el hallazgo de hileras de dientes que no estaban conectadas al hueso mandibular, pero que a pesar de esto se mantenían en su lugar aún después de la muerte del animal, luego de que la retracción de las encías sacara los dientes de sus cavidades.

  • La forma y el tamaño de los dientes del Camarasaurus sugieren que éste masticaba su alimento al menos parcialmente antes de tragarlo. Esta línea de pensamiento es sustentada por estudios que indican que el Camarasaurus reemplazaba los dientes desgastados con dientes nuevos cada 62 días, aproximadamente y ha levantado dudas sobre la antigua noción de que este animal tragaba su alimento entero y lo procesaba en su estómago con la ayuda de piedras que ingería para facilitar la digestión.

  • Se han encontrado esqueletos de individuos de diversas edades sepultados juntos, lo que sugiere que el Camarasaurus asumía un estilo de vida gregario. No obstante, también se han encontrado huevos fosilizados de Camarasaurus depositados en líneas en lugar de nidos, a diferencia de lo que se ha visto en otros dinosaurios, incluyendo otras especies de saurópodos, como el Saltasaurus, el cual construía nidos para depositar sus huevos. Esto sugiere que el Camarasaurus no cuidaba de sus crías en las etapas iniciales de su desarrollo y que de hecho, las hembras ponían sus huevos al azar mientras caminaban. Sin embargo, no por esto dejó de ser exitoso según muestra el registro fósil.

  • Algunos expertos sugieren que el Camarasaurus pudo haber sido un animal migratorio. Esta teoría es reforzada por el hallazgo de dientes reemplazados de Camarasaurus que preservan esmalte con diferentes proporciones de isótopos de oxígeno, los cuales presentan un patrón que parece indicar que dichas proporciones fluctuaban por períodos estimados de aproximadamente, cinco meses. Dado que la proporción de oxígeno del esmalte en los dientes de los vertebrados se asocia a la proporción de oxígeno en el agua que beben, este hallazgo sugiere que el animal bebía de fuentes de agua ubicadas a diferentes elevaciones, sustentando la idea de que el Camarasaurus se movilizaba de las planicies a las montañas durante la estación seca en busca de mejores fuentes de alimento y agua, lo que implicaría un recorrido de aproximadamente, 300 kilómetros.

  • Fósiles atribuidos a Camarasaurus se han encontrado en las cercanías de la Formación Khaya de Rusia, en la Formación Süntel de Alemania y en la Formación Kadzi de Zimbabue, pero existen dudas sobre si verdaderamente pertenecen a este género.

  • El esqueleto de Camarasaurus encontrado en 1925 por Charles Gilmore tiene la particularidad de ser el fósil más completo y mejor preservado de un saurópodo encontrado hasta la fecha.

Fuentes:
https://blogs.scientificamerican.com/laelaps/looking-camarasaurus-in-the-mouth/
http://fossilworks.org/bridge.pl?a=taxonInfo&taxon_no=38697
https://www.nature.com/news/2011/111026/full/news.2011.612.html
https://www.nps.gov/dino/learn/nature/camarasaurus-lentus.htm
http://www.prehistoric-wildlife.com/species/c/camarasaurus.html

2 de agosto de 2018

Mosasaurios y lo que éstos nos dicen de la Paleodiversidad

Recientemente, recibí un comentario de alguien que preguntaba sobre la validez de una especie de dinosaurio conocida por restos incompletos y descrita sólo a partir de unos pocos huesos. Pese a que no soy el más apropiado para responder esa pregunta (puesto que sólo soy un entusiasta), hice mi mejor esfuerzo por responderle de acuerdo a lo que he aprendido de los verdaderos expertos. Hoy, retomo ese tema y trato de expandir la respuesta que di entonces haciendo referencia a las conclusiones de un reciente estudio realizado por paleontólogos de las universidades de Bristol y Leeds en el que abordan precisamente el reto de investigar la paleodiversidad y de realizar un muestreo de organismos prehistóricos a partir material incompleto o fragmentario.

Como muchos sabrán, en paleontología, a menudo se considera que el muestreo en el registro fósil está muy sesgado y esto parece hacer la clasificación de varios organismos un tanto imprecisa y en algunos casos, hasta cuestionable. De hecho, hemos visto ya muchas veces cómo algunas especies han debido ser reclasificadas en vista a la realización de estudios más exhaustivos, a la aplicación de nuevas técnicas y sobre todo, al descubrimiento de más material fósil. Sin embargo, es de tener en cuenta que todo esto es parte del funcionamiento del método científico y en este nuevo estudio, los paleontólogos demuestran que este enfoque está más justificado de lo que puede parecer en ocasiones.

Bajo la premisa de que actualmente conforman uno de los grupos vertebrados más ricos en el registro fósil, el equipo de investigación, compuesto por Daniel A. Driscoll, Alexander M. Dunhill, Thomas L. Stubbs y Michael J. Benton, se centró en los mosasaurios, linaje de reptiles marinos emparentados con las serpientes y conocidos por asumir roles predatorios en los cuerpos de agua durante el período cretácico.

El mosasáurido Angolasaurus
Arte de Henry Sharpe

Los autores examinaron 4,083 especímenes, calificándolos según lo completo que estaba el material. Realizando rigurosos exámenes y observaciones y desarrollando diversos modelos matemáticos, los autores concluyeron que el muestreo en el registro fósil no se ve significativamente afectado por la completitud o insuficiencia del material y no deja de proporcionar una imagen precisa de la diversidad e historia evolutiva de lo que en este caso son los mosasaurios. Es decir, la completitud del registro fósil no está correlacionada con la completitud de las muestras.

Los investigadores comentan que la preservación de los fósiles varía según la paleogeografía, indicando que los especímenes recuperados en América del Norte muestran un mayor grado de preservación y completitud que los de otras partes del mundo, en gran parte debido a las propiedades geológicas de la formación donde fueron encontrados, como la litología (las características de las rocas y sedimentos que conforman dicha formación). Según los autores, los fósiles de mosasaurios recuperados de litologías de arcilla muestran niveles de preservación más altos y ni la diversidad de especies catalogadas en una determinada formación ni el nivel del mar registrado en la misma se correlacionan significativamente con la completitud y el nivel de conservación de los restos. No obstante, formaciones litográficamente diferentes han demostrado ser yacimientos ricos en fósiles de mosasaurios (pese a que los restos tienden a diferir en cuanto a su grado de preservación) y se puede notar un patrón indicativo de que la diversidad de éstos aumentaba según pasaba el tiempo, con niveles de diversidad equiparables en estratos de edad similar. Los resultados de este estudio sugieren que la variación en los niveles de preservación de los fósiles no necesariamente sesga los patrones evolutivos a gran escala y por lo tanto, no necesariamente deberían usarse como un medidor para la diversidad.

Fósil bastante bien preservado de un Tylosaurus hallado en Kansas, EE.UU
Fotografía de la Universidad Estatal del Este de Tennessee

De modo que sin importar qué tan completo o incompleto esté un fósil, éste no deja de arrojar información valiosa sobre la diversificación del tipo de organismo del que se trata y aunque obviamente, no revelará toda la información sobre el animal e inclusive inicialmente su clasificación pueda resultar engañosa, incluso un diente aislado puede ser una pieza clave para ayudar a clasificar a un organismo y a hacernos una idea de su historia evolutiva y otros aspectos de su biología, así como la de sus parientes.

Mandíbula parcial de un mosasaurio hallada en Manitoba, Canadá
Fotografía del Centro de Búsqueda de Fósiles de Canadá

Esto, por supuesto, no quita que mientras más completo y mejor preservado esté el fósil de un organismo, más pistas revelará sobre éste y más fácil será trazar el mapa de su historia evolutiva.

Fuentes:
http://palaeo.gly.bris.ac.uk/Benton/reprints/2018mosasaur.pdf
https://www.sciencedaily.com/releases/2018/07/180716114559.htm

9 de julio de 2018

Crítica de Jurassic World: Fallen Kingdom (SPOILERS)

Antes que nada, quiero disculparme por todo este tiempo sin publicar nada en el blog. No obstante, aviso que no me he olvidado de él. He estado preparando contenido desde el mes de marzo, aunque no he podido terminarlo, ya que he estado envuelto también en otros proyectos. No puedo garantizar que pronto vuelva a retomar el ritmo periódico de publicación de al menos, una entrada al mes, pero sí les digo que dentro de poco vendrá más de una novedad al blog. Mientras tanto, intentaré compensar todo este tiempo con una entrada extensa y jugosa (de hecho, inicialmente iban a ser dos entradas, pero al final decidí englobarlo todo en una, ya que este no es el tipo de entrada que tiendo a publicar en el blog y no quiero crear falsas expectativas).

Esta vez hablaremos de un tema no estrictamente relacionado a la paleontología, pero que está de moda en los círculos del dinofrikismo: El reciente lanzamiento de la quinta entrega de la saga de Jurassic Park, titulada "Jurassic World: Fallen Kingdom" (Mundo Jurásico: El Reino Caído). Pero antes de entrar de lleno, reitero que esto será una crítica con spoilers, pues prácticamente voy a narrar todo el argumento de la película haciendo una serie de observaciones en el proceso, culminando con mi opinión personal sobre la cinta. De modo que proceda bajo su discreción.

Imagen de Universal Pictures

La película comienza con un equipo de InGen internándose en la laguna de Isla Nublar una noche lluviosa para recuperar un fragmento de hueso de la Indominus rex (la especie de dinosaurio sintética creada mediante hibridación artificial que actuó como antagonista en la película anterior) porque... ¿aparentemente es más fácil encontrar cosas bajo el agua a oscuras? Pues InGen de alguna forma se había enterado de que ésta había sido arrastrada por el Mosasaurus al estanque y decide ir a buscar una muestra. Así que dos miembros de este equipo, utilizando un pequeño submarino de exploración, acceden a la laguna desde el mar porque por algún fenómeno inexplicable de la naturaleza, ahora resulta que la laguna conecta con el océano pese a que en el mapa de la isla, ésta está rodeada de tierra firme:

Captura del mapa de Isla Nublar en la web oficial de Jurassic World

Pero bueno, la cosa es que entran y no tardan en encontrar los restos de la Indominus rex, tras lo que proceden a cortar un trozo de costilla y enviarlo a la superficie mediante bolsas elevadoras. Mientras tanto, en tierra, el sujeto encargado de abrir y cerrar las compuertas del estanque monitoreaba la operación y envía al resto del equipo a recoger el hueso por helicóptero. Una vez lo obtienen, el sujeto ordena a los del submarino salir del estanque para poder cerrar las compuertas porque debido a cuestiones de conveniencia para la secuela, no pudieron simplemente lanzar el submarino en el estanque y recogerlo directamente de ahí, pues esto anularía los motivos del guión para que la laguna ahora tenga acceso al mar abierto. Es entonces cuando detrás del submarino aparece la Mosasaurus de tamaño alternante que conocimos en la película anterior y que terminó siendo el verdugo de la Indominus rex, invalidando las en otro caso certeras palabras que uno de los tripulantes del submarino menciona minutos antes: "Cualquier cosa aquí ya debe estar muerta." porque si bien no sabemos cuánto tiempo pasó exactamente desde los eventos de Jurassic World hasta esta escena, el estado de los huesos de la Indominus rex y las propias palabras del sujeto sugieren que ha pasado tiempo suficiente para que la Mosasaurus haya muerto de hambre, haciendo cuestionable el trabajo del técnico encargado de abrir y cerrar las compuertas (si se supone que cualquier cosa ahí ya está muerta, no habría por qué preocuparse por abrir y cerrar las compuertas rápidamente o por liberar y recoger el submarino directamente en el estanque).

El submarino acercándose a los restos de la Indominus rex
Imagen de Universal Pictures

Pero bueno, el técnico en tierra pierde contacto con los del submarino y tras pensarlo un poco, al final decide cerrar las compuertas mientras sus compañeros desde el helicóptero le advierten que algo grande se acerca desde la jungla tras ver a los árboles sacudirse en dirección a él. Ese algo grande resulta ser la Tyrannosaurus rex, la cual persigue al sujeto hasta el helicóptero y de un pisotón, destruye inconscientemente el dispositivo mediante el que el técnico controlaba las compuertas tras que éste lo dejara caer al huir despavorido, lo que por... razones impide que las compuertas del estanque se cierren por completo pese a que el comando de clausura ya había sido ejecutado. Al ver al enorme terópodo, el piloto del helicóptero entra en modo "Nope" y  despega antes de que el técnico pueda abordar. Sus compañeros le lanzan una escalera y luego de que apenas sí pudiese alcanzarla, el pobre técnico a más duras penas puede sujetarse de ella, pues la Tyrannosaurus la agarra con sus fauces, impidiendo que el helicóptero pueda avanzar.

La Tyrannosaurus persigue al técnico sostenido a la escalera lanzada por sus compañeros en el helicóptero
Imagen de Universal Pictures

Desesperados, algunos de los tripulantes optan por sacrificar al técnico y cortar la escalera, pero resulta no ser necesario, ya que la misma T. rex rompe con sus dientes el extremo que pudo morder. El técnico celebra que sobrevivió... hasta que de un salto, la Mosasaurus emerge del agua y se lo come. Sus compañeros se quedan perplejos por un instante, pero redirigen su atención al fragmento de hueso recuperado mientras el gigantesco reptil marino escapa hacia el océano.

La Mosasaurus salta y se come al técnico
Imagen de Universal Pictures

Luego de este episodio, la película pasa a un reporte noticiero que indica que el volcán antiguamente durmiente de Isla Nublar, el Monte Sibo, misteriosamente entró en actividad en cuestión de dos años y ahora amenaza con hacer erupción en cualquier momento, lo que por alguna razón, no lleva a nadie a cuestionarse la decisión de construir no una, sino dos atracciones turísticas multimillonarias en un lugar tan geológicamente precario, sino que en su lugar, lleva a algunos a preocuparse porque esto supondría "la segunda extinción de los dinosaurios"... porque al parecer, los dinosaurios de Sorna ya no están ahí. Así que un grupo activista encabezado por la antigua gerente de operaciones de Jurassic World, Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), quien ahora los aprecia como seres vivos que tienen el mismo derecho a la conservación que cualquier otro ser vivo del planeta, decide buscar la forma de salvarlos. No antes de que el Dr. Ian Malcolm (Jeff Goldblum) diera un pequeño discurso en una asamblea legislativa de EE.UU diciendo que lo mejor era dejar que se extinguieran, ya que ese parecía ser el curso de la naturaleza, pues estos dinosaurios no son sino "anacronismos" resultados de la violación del mundo natural por parte del ser humano.

El Dr. Ian Malcolm en la asamblea legislativa
Imagen de Universal Pictures

Así pues, para el desconsuelo de Claire y su equipo de activistas, las autoridades legislativas deciden no tomar acción para salvar a los dinosaurios de Nublar. Sin embargo, pronto recibe una llamada que le devuelve la esperanza. La llamada es del personal al servicio del multimillonario Benjamin Lockwood (James Cromwell), quien alguna vez fue socio del propietario de Jurassic Park, John Hammond y de quien no habíamos oído hablar en las anteriores entregas a pesar de su aparente importancia debido a que se inventaron al personaje ahora al ya no poder contar con la actuación de Sir Richard Attenborough. Claire es recibida por un tal Eli Mills (Rafe Spall), quien le revela que el primer laboratorio estaba ahí, en el sótano de la Mansión Lockwood y que fue ahí donde se clonó el primer dinosaurio para Jurassic Park. Mientras conversan, Lockwood en persona se presenta y le explica a Claire que ha decidido asumir la responsabilidad de salvar el trabajo de su difunto socio y que en un principio fue de él también y por ende, también favorece la idea de preservar a los dinosaurios, citando las palabras de John Hammond al final de la segunda película, cuando dice que estas criaturas requieren nuestra ausencia para sobrevivir y no nuestra ayuda, poniendo en duda lo que se estipuló en la entrega anterior de que John Hammond aprobó y legó la construcción de Jurassic World a Simon Masrani y a su compañía, sin mencionar que en parte también hace cuestionable la premisa de esta película (sin la interferencia humana, se extinguirán).

Benjamin Lockwood confía su misión a Claire
Imagen de Universal Pictures

Así que Lockwood proyecta trasladarlos a una nueva isla que adquirió, la cual servirá de santuario para los dinosaurios... Y no. Esa isla no es Sorna porque a pesar de que al final de la segunda película ésta había sido declarada un santuario para los dinosaurios antes de que fuese cool aunque misteriosamente ya no hay dinosaurios ahí, simplemente no es una opción viable porque el guión necesita eliminarla y olvidar su existencia por completo para validar la premisa de esta película y cimentar las bases de la secuela, escupiendo así en la cara de la continuidad. Pero bueno, eventualmente, Mills le indica a Claire que su prioridad es rescatar a Blue, la última Velociraptor sobreviviente y que para eso, es necesario darle acceso al resto del operativo al sistema de rastreo mediante la activación de un lector biométrico codificado con sus huellas digitales, de modo que puedan recibir la transmisión del implante de Blue y así poder conocer su ubicación. Claire, en su inocencia, en lugar de preguntar por qué tanto interés en Blue, cuando la T. rex y la Mosasaurus también son supuestamente las últimas de sus especies, procede a decirle que la Velociraptor detectará al equipo a kilómetros con su olfato y que así nunca darán con ella... porque si de algo se han encargado de reiterar las películas anteriores es que un Velociraptor huirá tan pronto detecte a un ser humano... aparentemente. Es entonces cuando Mills le sugiere contactar a su ahora ex-pareja, Owen Grady (Chris Pratt), quien estudiaba y adiestraba a los Velociraptores en Jurassic World y a quien Blue es allegada. Así pues, Claire va en busca de Owen y le propone que la acompañe a ella y a sus compañeros activistas en el operativo. No sin antes tener una discusión innecesaria sobre su tambaleante relación, que ya de por sí había demostrado no una, sino dos veces que no son compatibles como pareja y que no hay química entre ellos... ni siquiera como mezcla heterogénea. En fin, Owen al principio se muestra indispuesto a volver a la isla, pero al final accede de forma un tanto reluctante, luego de reflexionar un poco sobre el lazo que él y Blue compartían. Así pues, aborda el vuelo de Claire incluso antes que ella, donde conoce a sus compañeros, Zia Rodríguez (Daniella Pineda), una "paleoveterinaria" (por definición, "médica de animales antiguos", lo que hace cuestionable la nomenclatura de dicha profesión y desde luego, la profesión en sí, ya que aparentemente consiste en tratar médicamente a animales anteriores al hombre) de carácter fuerte con experiencia nula en su campo profesional (nada que resulte sorprendente) y Frankin Webb (Justice Smith), un hacker poco habituado al trabajo de campo y al ambiente fuera de la oficina, lo que hace cuestionable el que siquiera haya considerado unirse a la organización de Claire, sin mencionar que cada vez que habla, quien lo escucha puede sentir cómo la inteligencia se escurre a través de su cráneo.

Eventualmente, llegan a Isla Nublar, donde conocen al resto del equipo enviado por Mills, consistente en una banda de mercenarios liderada por un tal Ken Wheatley (Ted Levine) y no tardan mucho en notar que tienen al reloj en su contra, pues el Monte Sibo ya está entrando en erupción... Y curiosamente, la prensa no está cubriendo este acontecimiento que hace poco catalogaban como un suceso trascendental. No porque al mundo no le interese, sino porque el guión debe justificar el que esta operación ilegal no sea interceptada. Es entonces cuando emprenden el viaje hacia la antigua central de comunicaciones con el fin de rastrear a los dinosaurios desde ahí. En el camino, Webb, posiblemente enterado de los estudios histológicos que indican que un Tyrannosaurus rex difícilmente podría vivir mucho más de 30 años, se pregunta si la T. rex está muerta, a lo que Rodríguez responde que es poco probable teniendo en cuenta que está en un "ambiente acondicionado" en el que ella es el máximo depredador, pudiendo así vivir más que un T. rex promedio. Porque claro, una isla con dinosaurios de todo tipo corriendo sueltos por doquier de alguna manera se puede considerar un "ambiente acondicionado" y un "ambiente acondicionado" (y sobre todo, uno con esas características) automáticamente prolonga la longevidad... porque obviamente, así funciona el envejecimiento.

Claire (primera a la izquierda), Owen (segundo a la izquierda), Rodríguez (tercera ala izquierda) y Webb (segundo a la derecha) viajan con los mercenarios contratados por Mills
 Imagen de Universal Pictures

En fin, no tardan mucho en llegar a lo que alguna vez fue Jurassic World y divisan a un Brachiosaurus caminando entre las ruinas, despertando particularmente en Rodríguez una fuerte emoción, ya que es la primera vez que ve un dinosaurio vivo en frente de ella y es una experiencia con la que siempre soñó. Y tan rápido como llegan, se van para continuar con la búsqueda de Blue, haciendo que esta escena se sienta un tanto innecesaria y denotando que sólo se filmó para emular o referenciar el primer encuentro de los protagonistas con un dinosaurio en la original Jurassic Park.

Un Brachiosaurus vaga entre las ruinas de Jurassic World
Imagen de Universal Pictures

Pronto llegan a la central de comunicaciones y con la ayuda de Webb, logran entrar y reactivar el lector biométrico. Claire coloca su mano en el escáner, lo que rehabilita los receptores del sistema de rastreo, revelando la ubicación de todos los animales de Jurassic World. Es entonces cuando nuestros héroes descubren que Wheatley y su gente ya han capturado a algunos dinosaurios, pero por alguna razón, nadie le presta la más mínima atención al hecho de que la Mosasaurus no está en el estanque pese a las repercusiones que esto supone y en cambio, se concentran en localizar a Blue. Hecho esto, Rodríguez decide ir a buscarla cuanto antes en compañía de Owen y algunos de los mercenarios. No sin antes advertirle a Wheatley que tenga precaución con los tranquilizantes que lleva, ya que notó que éstos son muy potentes y una sobredosis de éstos podría matar al animal como respuesta a que éste le advirtiera que no se alejara demasiado, ya que era peligroso afuera con tantos dinosaurios sueltos... porque al parecer, los guionistas decidieron que no había una forma más coherente de denotar que los tranquilizantes eran extremadamente potentes.

Eventualmente, llegan en camión hasta la ubicación de Blue, que resulta estar vagando por lo que alguna vez fue el corral de la Tyrannosaurus en Jurassic Park. Owen insiste en continuar solo y buscar a la Velociraptor por su cuenta, ya que el ruido de los vehículos y el ver a tantos humanos desconocidos podría ahuyentarla. Los demás acceden y deciden guardar distancia hasta que Owen la encuentre, pero resulta ser Blue la que sorprende a Owen. Owen intenta acercarse a ella y darle confianza, pero de repente, Wheatley y sus mercenarios la rodean y le disparan un tranquilizante. Al éste no hacer efecto inmediato, uno de los mercenarios se prepara para dispararle otra vez, pero antes de que pudiera lograrlo, Blue le salta encima y lo ataca, ocasionando que éste le dispare no con un tranquilizante, sino con una pistola. Esto enfurece a Owen, por lo que se prepara para confrontar a Wheatley, pero antes de que se le acerque, éste le dispara un dardo tranquilizante, dejándolo inconsciente. Rodríguez entra en escena, preocupada por lo que acaba de pasar y al ver que los mercenarios sólo han estado usando a su equipo para dar con Blue, adopta una postura defensiva y les advierte que si le hacen daño, sus esfuerzos habrán sido en vano, ya que tras el disparo, Blue ha comenzado a perder sangre, por lo que necesita ser interferida médicamente y ella es la única cualificada para tratarla. Wheatley entonces la amenaza con matarla si no logra mantener a Blue viva y se van, dejando a Owen inconsciente en el suelo.

Owen interactuando con Blue
Imagen de Universal Pictures

El Monte Sibo entra en erupción, empezando a ocasionar estragos debido a la fuerte actividad sísmica. Mientras tanto, en la central de comunicaciones, los mercenarios se preparan para retirarse y dejan a Claire y a Webb encerrados en el complejo, cambiando el código de acceso para que no pudieran seguirlos, de modo que no interfirieran en sus planes y pronto se revela que la mente detrás de estos planes es Eli Mills, quien es contactado por Wheatley para pedirle que tuviese la paga lista mientras transporta a Blue al puerto. Y es que Mills había contratado a Wheatley para capturar a los dinosaurios y llevarlos a la Mansión Lockwood con el fin de venderlos en el mercado negro, aunque a Blue la necesitaba por otras razones. Mientras tanto, Owen despierta cuando el Sinoceratops más deforme de la historia se le acerca, lo olfatea y lo lame por... razones, antes de casi pisarlo al irse huyendo de una colada de lava que a la distancia a la que huye de ella debería estar quemándole la cola... literalmente. La lava va avanzando lentamente e incinerando todo cuanto toca mientras Owen apenas logra arrastrarse hasta un tronco cercano pese a que no empieza a desplazarse hasta que la lava alcanza una distancia a la que él ya debería estar quemándose. Milagrosamente, pronto recupera su capacidad motora... con una conveniente puntualidad.

El Monte Sibo entrando en erupción
Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, Claire y Webb resuelven utilizar un túnel en la parte trasera de la central de comunicaciones como salida alternativa luego de que no pudiesen contactar con el resto del equipo. Webb abre las compuertas, decisión de la que pronto se arrepiente al escuchar la alerta de proximidad indicando que un dinosaurio se acerca desde el interior del túnel. Para hacer la situación aún más estresante, chorros de lava comienzan a caer del techo justo detrás de sus espaldas. Ambos retroceden cuando los ruidos del interior del túnel se empiezan a oír más cerca hasta que de éste emerge un Baryonyx que parece más un cocodrilo bípedo que un espinosáurido. El Baryonyx intenta comérselos, pero un chorro de lava cae sobre su cabeza y pese a que se supone que eso es mortal y literalmente le hubiese derretido el cráneo, la magia del cine le permite que en lugar de matarlo en el acto, simplemente lo aqueje por unos segundos, resultando ser sólo una distracción mientras los protagonistas escapan por una escotilla que no habían visto antes porque el guión se los impidió debido a que quería ponerlos en esta situación a fin de darle un momento de brillo al Baryonyx para que no quedara sólo de relleno.

El Baryonyx atacando a Claire y a Webb
Imagen de Universal Pictures

El volcán repentinamente empieza a expulsar bombas de lava, por lo que nuestros héroes ahora deben fijarse hacia adónde corren si quieren evitar convertirse en filete a la plancha. Para rematar, Claire y Webb divisan a Owen siendo seguido por una estampida de dinosaurios en pánico, haciendo la situación el doble de difícil de lo que ya era, pues ahora pueden igualmente terminar siendo aplastados por una roca incandescente disparada del volcán o por un dinosaurio enorme. Lamentablemente para los guionistas, estos tres personajes (los dos protagonistas recurrentes y el "comic relief" de turno) ya han sobrevivido de maneras bastante extrañas a tantas situaciones similares o hasta peores, que para este punto, a parte de la audiencia ya le resulta obvio que están protegidos por el "plot armor" y sólo espera ver de qué extraña manera van a salir de esta, aparte de que gracias a los trailers, sabemos que no les va a pasar nada, reduciendo así la tensión de la escena, la cual de otra forma, sería bastante emocionante. Nuestros héroes continúan corriendo junto a la estampida, intentado evitar ser aplastados hasta encontrar refugio tras una girosfera convenientemente abandonada junto a un tronco caído al que los dinosaurios embisten y patean al estar estorbando su camino mientras una innecesaria banda coral se oye cada vez que esto ocurre.

Los protagonistas se refugian de la estampida detrás de una girosfera
Imagen de Universal Pictures

Cuando el tronco es reducido a pedazos, sólo queda la girosfera, la cual, pese a que también podría ser considerada como un estorbo por los dinosaurios en su intento de alejarse del peligro, éstos no la embisten ni la patean por... razones. Bueno, estas razones son mayormente debidas al "plot armor" de los personajes, pero dentro de la lógica en la película en sí no encajan del todo. Así que pues... razones. No es hasta que un Stegosaurus despavorido la roza ligeramente que ésta gira lo suficiente para hacer la entrada accesible. Claire y Webb se internan en la girosfera, mientras Owen se queda afuera mirando horrorizado algo en las cercanías. Ese algo es un Carnotaurus que observa a nuestros héroes de manera amenazante mientras rodea la girosfera antes de dirigir su atención a uno de los Sinoceratops deformes que se acerca a la escena, ya que aparentemente el instinto dejó de funcionarle y su prioridad es comer mientras su vida peligra a medida que todo a su alrededor es destruido ante sus ojos. El Carnotaurus lucha contra el Sinoceratops en un intento de derribarlo y en el proceso, recibe golpes que normalmente lo inmovilizarían, dándole al Sinoceratops una oportunidad para huir, pero el guión y la magia del cine permiten al Carnotaurus permanecer como si nada hubiera pasado a fin de que pueda redirigir su atención hacia los protagonistas. Cuando está a punto de atacarlos, su suerte se acaba y es mordido en la garganta por la Tyrannosaurus rex, la cual también haciendo su instinto a un lado temporalmente, conspira junto al "plot armor" de los protagonistas y se acerca repentinamente por el campo abierto sin ser detectada pese a medir 12 metros de largo y 4 de alto, salvando así la vida de nuestros héroes mientras la tensión de la escena es reducida a niveles bajo cero luego de que los trailers hubiesen spoileado este momento.

 La Tyrannosaurus rugiendo tras derribar al Carnotaurus mientras Owen se queda mirando ahí parado
Imagen de Universal Pictures

Tras derribar al Carnotaurus (el cual sigue vivo), la T. rex ruge hacia el cielo por... razones, mientras todo a su alrededor se va al limbo, hasta que es ahuyentada por una onda expansiva proveniente del volcán, que la obliga a claudicar incómoda por la combinación de ruido y calor, golpeando la girosfera accidentalmente con una de sus patas en su intento de alejarse del lugar, lo que ocasiona que ésta ruede sin control por la pendiente, haciendo perfectamente perceptible que su único propósito en esta escena es meramente servir como instrumento de fanservice. Una vez la Tyrannosaurus se va, Owen contempla cómo más dinosaurios se aproximan en estampida, seguidos por una nube piroclástica que avanza a toda velocidad. Sin tener otro remedio, Owen huye a pie junto a los dinosaurios mientras Claire y Webb le llevan ventaja en la girosfera, la cual sigue rodando sin control hacia un acantilado. Nuestros héroes son rodeados por la estampida y a duras penas logran esquivar pisotones de los dinosaurios en pánico, bombas de lava que caen del cielo y depredadores que escupen a su instinto en la cara en un intento de obtener un bocadillo en medio del caos, como por ejemplo, un Allosaurus que por un instante, corretea a un Gallimimus y que al acercarse demasiado a la girosfera, sucumbe ante el poder del omnipotente "plot armor" de los protagonistas, el cual invoca a una bomba de lava que convenientemente le cae encima al pobre terópodo, matándolo en el acto. Los dinosaurios y nuestros héroes ahora se ven atrapados entre el acantilado y la avalancha de ceniza incandescente y gases tóxicos que arrasa rápidamente con todo a su paso, con la girosfera en la que van Claire y Webb rodando a toda velocidad hacia el precipicio sin poder parar pese a que ya no está bajando por una pendiente mientras Owen es arropado detrás suyo por la nube piroclástica, aunque su "plot armor" le confiere pertenecer a una subespecie muchísimo más resistente que el Homo sapiens común, conocida como "Homo sapiens chrisprattus", la cual es aparentemente un clado hermano del igualmente poderoso "Homo sapiens chucknorrisae", permitiéndole así sobrevivir a lo que de otra forma lo mataría casi instantáneamente. Entre tanto, muchos dinosaurios se precipitan por el acantilado y eventualmente la girosfera, con Claire y Webb adentro, cae junto a ellos al mar no antes de también ser alcanzada por la nube piroclástica, revelando que el "plot armor" influyó en su confección al resultar que está hecha de la secreción nasal solidificada de Chuck Norris (aunque esto nunca se especifica en la película), pudiendo así resistir la presión producida por la nube piroclástica y continuar rodando sin problema. Esto, sin embargo, no impide que una vez caída al mar, el agua empiece a filtrarse, lo que desespera a Claire y a Webb al suponer que podrían morir ahogados. Por si fuera poco, pequeñas bombas de lava impactan la girosfera, abriendo aún más huecos. Sin embargo, Owen revela haber saltado también al mar y pese a que el agua debería estar hirviendo, éste se vale de su resistencia de "Homo sapiens chrisprattus" y nada hacia la girosfera para intentar liberar a sus compañeros, de algún modo, compartiendo su resistencia con ellos, impidiendo de igual forma que mueran hervidos mientras la girosfera lentamente se llena de agua. Asimismo, se revela que tenía una segunda pistola aparte de la que tomó Rodríguez, la cual planea usar para perforar la girosfera y facilitar el que Claire y Webb puedan salir pese a que en la película anterior se había dejado claro que la corteza de éstas era a prueba de balas. Sin embargo, el guión convenientemente olvida eso y muestra que las balas tienen efecto, por lo que Owen aprovecha y dispara un par de veces hasta que una pequeña bomba de lava cae en su brazo, la cual, aunque no se lo corta debido a su naturaleza de "Homo sapiens chrisprattus", lo obliga a soltar el arma y a ir a tomar aire a la superficie tras haberlo aquejado por un segundo. Sin embargo, pronto vuelve y de alguna manera, logra abrir la compuerta de la girosfera con una cuchilla, valiéndose también de la ayuda de Claire, quien a su vez, patea repetidamente la compuerta hasta que ésta se abre, por lo que ella y Webb ahora quedan libres y nadan hacia la superficie.

Owen intentando rescatar a Claire y a Webb de ahogarse en la girosfera
Imagen de Universal Pictures

Nuestros héroes nadan hasta una playa cercana y Owen les explica a los otros dos lo que pasó con Blue y le pregunta a Webb si aún puede localizarla, a lo que éste responde que no, ya que su receptor se averió con el agua, ante lo que Claire se da cuenta de que todo el operativo en realidad era una trampa. En eso, un helicóptero pasa sobre ellos transportando a la Tyrannosaurus despierta pese a que tienen tranquilizantes supuestamente muy potentes y a que sería más seguro capturarla y transportarla si estuviese sedada. Owen entonces se da cuenta de que no todo era una trampa para hacerse con Blue y decide seguir al helicóptero hasta el puerto, donde se revela que están transportando a los dinosaurios a un barco de carga. Al mismo tiempo se revela que Wheatley tiene una obsesión con arrancarle dientes a los dinosaurios capturados para forjarse un collar con ellos por... motivos. Y no, esos motivos no son hacerse con una especie de trofeo, ya que deja vivos a los dinosaurios a los que les arranca los dientes, sino que su propósito está más ligado al hecho de que el guión necesita al típico villano con una obsesión demente que eventualmente lo lleve a liar el petate y algo más.

Wheatley con su grupo de mercenarios
Imagen de Universal Pictures

Desde una colina cercana, Owen logra divisar a Wheatley arrancándole un diente a un Stegosaurus sin pico y detrás de él, ve a unos mercenarios llevándose a Rodríguez esposada hacia un camión junto al que se encuentra Blue inconsciente. Mientras tanto, una llamarada emerge del volcán detrás de ellos, lo que los apresura a dirigirse hacia el muelle... Excepto Franklin Webb, quien por un instante hace a un lado su sentido común, insistiendo en quedarse oculto hasta que Claire le da a elegir entre el barco lleno de mercenarios y la llamarada que se aproxima. Nuestros héroes a duras penas alcanzan a subirse a un camión abandonado por los mercenarios y encenderlo mientras el barco deja el puerto, logrando conducir a toda velocidad hasta el borde del muelle y milagrosamente, alcanzan a abordar el barco a último minuto e infiltrarse sin ningún tipo de inconveniente debido a que su "plot armor" conspiró para que los técnicos no cerraran la compuerta al partir y asimismo, cegó a los mercenarios cercanos a ésta para que no les prestaran atención pese a esta ostentosa hazaña, de modo que no fuesen descubiertos antes de tiempo. Cuando finalmente se ponen a salvo en el barco, vemos por la compuerta aún abierta cómo un Brachiosaurus solitario llega hasta el límite del muelle y se detiene justo en el borde, donde prioriza la necesidad de apelar a los sentimientos de la audiencia sobre su instinto, emitiendo bramidos de angustia hasta ser consumido por la llamarada en lugar de haber optado por internarse en el agua en un intento (aunque fuese fallido) de salvar su vida. Es decir, por lo general, en el mundo salvaje lo que se tiende a buscar son las mejores posibilidades de supervivencia, pero este Brachiosaurus, sin importar lo estúpido que fue, sacrificó eso para darnos un momento emotivo, aunque éste no aportara nada relevante para la continuación de la historia.

Así que antes de continuar, guardemos un momento de silencio por ese tonto Brachiosaurus. Lo recordaremos siempre...

El Brachiosaurus rezagado en su lecho de muerte
Imagen de Universal Pictures (no publicada oficialmente)

Mientras tanto, en la Mansión Lockwood, Mills recibe a un invitado llamado Gunnar Eversol (Toby Jones), un subastador partícipe de la economía subterránea al que Mills había contactado para que le ayudara a vender a los dinosaurios capturados en el mercado negro a fin de obtener financiamiento clandestino para los nuevos proyectos de InGen. Y particularmente, uno con aplicaciones militares, ya que... ¿ha demostrado ser un negocio prometedor?

Video de FilmicBox2nd

En fin, dejando de lado que la idea es un tanto debatible, el nuevo proyecto se trata de una versión reducida del Indominus rex con más rasgos de Velociraptor, pero más deforme y sin la capacidad de camuflarse ni de ocultar sus emisiones térmicas, pese a que esto era lo que más potencial le daba a la Indominus como arma biológica. Esta nueva especie sintética creada bajo la dirección de nada más y nada menos que el Dr. Henry Wu (B.D. Wong) recibe el "creativo" nombre de Indoraptor. Mills conduce a Eversol al rehabilitado laboratorio subterráneo de la mansión y le explica que lograron recuperar el ADN de la Indominus rex antes de que la isla corriera algún peligro y se revela que este era el objetivo de extraer el fragmento de costilla de su esqueleto al comienzo de la película, siendo ésta la supuesta fuente del material genético utilizado para crear al Indoraptor, haciendo cuestionable la escena en la película anterior en la que los hombres de Vic Hoskins se llevan el material del laboratorio del Dr. Wu bajo el pretexto de utilizarlo para diseñar una versión más pequeña y peligrosa de la Indominus rex. Inicialmente, Eversol se molesta cuando se entera de que los dinosaurios aún no han llegado, ya que aparentemente, Mills lo citó para venderlos ese mismo día en la mansión. No obstante, convencido por Mills, ve potencial en anunciar al Indoraptor como un activo próximamente comerciable. La alegada nieta de 10 años de Benjamin Lockwood, Maisie Lockwood (Isabella Sermon), entreoye parte de la  conversación de Mills y Eversol y le notifica a éste los planes de Mills de traer a los dinosaurios a su mansión para venderlos. Lockwood, sin embargo, por el momento se muestra escéptico, aunque manifiesta signos de preocupación por las palabras de Maisie.

Mills mostrándole un holograma del Indoraptor a Eversol
 Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, Claire, Owen y Franklin se reúnen con Rodríguez, quien está atendiendo a la inestable Blue. Owen le revela el objetivo de los mercenarios de llevar a los dinosaurios a tierras continentales para venderlos, ya que se enteró... de alguna forma que el guión no se molesta en especificar (ese plan se revela en la conversación de Mills con Eversol, de la que Owen no está enterado). Rodríguez le aclara que a Blue la quieren para otra cosa y no para venderla, como a los demás dinosaurios. Viendo que Blue está perdiendo mucha sangre, Rodríguez les comenta que debe sacarle la bala pronto, mas para eso a su vez necesita hacerle una transfusión de sangre para controlar la hemorragia y dado que no hay otro Velociraptor abordo, les dice que busquen otro tetanuro como donante directo... pese a que contrario a un tetanuro convencional, Blue presenta una hilera de dientes que se extiende hasta debajo de los ojos, cuando el estándar para un tetanuro es que la dentadura no pase de la posición debajo de donde están los huesos lagrimales. Pero bueno, Rodríguez se las pone fácil, ya que en el barco cuentan con una especie de espinosáurido (Baryonyx), una especie de alosáurido (Allosaurus), una especie de ornitomímido (Gallimimus) y un tiranosáurido (Tyrannosaurus). Todos son tetanuros y de todas esas opciones, la más viable tanto por parentesco como por seguridad es el ornitomímido... Sin embargo, el guión decidió mandar la viabilidad al estercolero e inclinarse a favor del fanservice, así que terminaron decantándose por el tiranosáurido como la mejor opción, haciendo fácilmente perceptible que este arco se escribió sólo como una excusa para que la T. rex tuviera más tiempo en pantalla.


De modo que Owen y Claire llegan fácilmente hasta el vagón de la T. rex, ya que no hay nadie vigilando ni siquiera este vagón a pesar de que contiene posiblemente al animal más peligroso en el barco y el que más estragos puede causar si algo saliera mal. La pareja entra y aprovecha que ahora sí está sedada para extraer un poco de su sangre, dejando las compuertas abiertas para poder salir sin hacer ruido y sin mayores dificultades. No obstante, uno de los mercenarios es notificado por el guión de que ahora sí sería un buen momento para echarle un ojo al vagón e inconsciente de que Owen y Claire están adentro, cierra las compuertas y la T. rex despierta y reacciona como es de esperarse en un animal salvaje que repentinamente se ve enjaulado y rodeado por dos individuos que intentan vampirizarlo. La T. rex en su movidilla, rasga con sus patas traseras las esquinas del vagón, haciendo cuestionable que éste esté debidamente hecho para contener a un Tyrannosaurus. Claire logra escapar por la alambrada en la parte superior del vagón y procede a abrirle las compuertas a Owen, quien aparentemente poseído por su alter-ego Starlord, salta entre las fauces abiertas de la T. rex hacia afuera del vagón sin ser mordido por ésta. Una vez Owen logra salir, Claire cierra el vagón de nuevo mientras la Tyrannosaurus continúa rugiendo y pataleando en su interior sin que nadie afuera preste atención al escándalo, por lo que aunque a duras penas logran salir del vagón con vida, Owen y Claire no tienen dificultades para reencontrarse con Rodríguez y Webb, ya que su "plot armor" es más poderoso que cualquier tiranosaurio.

Owen y Claire abriendo el vagón de la T. rex y preparándose para entrar
Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, Maisie se infiltra en el laboratorio subterráneo y descubre un video en el que se muestra a Owen interactuando con los cuatro Velociraptores de Jurassic World en sus etapas infantiles, donde se muestra y se describe a Blue como la más empática y sumisa e implícitamente atribuye esto a su confección genética, ya que el guión necesita que olvidemos que la relación de Owen con estos animales presuntamente se fundamenta en el respeto mutuo y que al menor descuido, ese respeto por parte de los Velociraptores podría pasar a ser precario. Pronto se descubre que la razón de esto es que el Dr. Wu necesita el ADN de Blue para crear un Indoraptor que pueda forjar vínculos, comenzando con la propia Blue, la cual actuaría como su madre y a través de impronta, le transmitiría su conducta empática y sumisa... porque el guión lo dice así, aunque la lógica y lo visto en la película anterior no lo respalden del todo. Esto se revela en una conversación entre Mills y el propio Dr. Wu, quienes entran al laboratorio y discuten sobre la explotación comercial del Indoraptor mientras son escuchados por Maisie, la cual los espía escondiéndose en una especie de calabozo hasta que la discusión termina y detrás suyo, un dinosaurio oculto en la oscuridad intenta agarrarla con sus patas delanteras, cosa que hubiese hecho de no estar confinado en una jaula y de poder extender más sus brazos. Se trata del primer ejemplar de Indoraptor creado. Maisie huye despavorida al ver las enormes manos prensiles emergiendo de entre los barrotes, siendo escuchada y atrapada por Mills, quien la encierra en su cuarto para evitar que le cuente a alguien de su proyecto secreto.

De vuelta en el barco, la operación médica de Blue tiene éxito y de alguna forma, su organismo logra asimilar sin dificultades la sangre de T. rex, acontecimiento cuya lógica es debatible, ya que si bien la transfusión entre animales de diferentes especies, aunque poco común, es posible, en este caso se trata de dos especies pertenecientes a linajes separados por sobre 100 millones de años de evolución, lo cual va a extremos no vistos en los casos de xenotransfusión registrados hasta ahora y levanta serias dudas acerca de la compatibilidad sanguínea entre el donante (un tiranosáurido) y el recipiente (un dromaeosáurido), haciendo que el desenlace sea un tanto dubitable. El carguero eventualmente llega al puerto privado de Lockwood, donde empiezan a desembarcar a los dinosaurios enjaulados y confunden a Franklin con un grumete al sorprenderlo mientras intentaba esconderse junto a Owen y Claire bajo el camión que transporta a Blue. Owen y Claire roban uno de los camiones y por lo pronto, sólo siguen a los demás para evitar ser atrapados.

Los protagonistas atendiendo a Blue
Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, Lockwood se entera de la traición de Mills y lo cita a su aposento para interrogarlo, eventualmente incitándolo a llamar a la policía y entregarse porque... Bueno, lo cierto es que no puedo culpar al guión por no justificar una decisión tan estúpida, pues honestamente, yo tampoco sabría cómo. En su lugar, le cuestiono el que haya desarrollado esta escena de esa forma. En fin, para la "sorpresa" de todos, Mills lo desobedece y en lugar de llamar a la policía para entregarse, toma un almohadón y asfixia a Lockwood con éste.

En las afueras de la mansión, Claire se da cuenta de que están en los terrenos de Lockwood y en cierto punto, ella y Owen procuran tomar un desvío y buscar ayuda, pero antes de que siquiera puedan intentarlo, son interceptados por Wheatley, quien con un grupo de mercenarios, los detiene y los encarcela en el calabozo de la mansión, donde son visitados por Mills, el cual revela a Claire sus intenciones y le dice que no es muy diferente a ella, pues le recuerda que cuando trabajaba en Jurassic World, ella también explotaba comercialmente a los dinosaurios con la supuesta diferencia de que él tiene el coraje de reconocerlo y dado que el guión asume la continuidad según le conviene, esto aparentemente resulta chocante para Claire, aunque haya quedado claro que ella al final aprendió de sus errores y esa experiencia le haya llevado a valorar a los dinosaurios como seres vivos, dándole una ventaja moral. Luego de una pequeña tunda, Mills deja a Claire y a Owen encerrados en la celda y pese a haber asesinado a Lockwood unos momentos antes porque podría estorbar en sus planes, no hace lo mismo con ellos dos ni incita a Wheatley a hacerlo a pesar de que ya tiene todo lo que quería de ellos, pues el “plot armor” de los protagonistas es tan notorio que el villano sabe que no los puede eliminar, por lo que ni siquiera se molesta en intentarlo, aún cuando el plan aparentemente era que murieran en la isla.

Entre tanto, Maisie se asoma por el balcón de su habitación y ve un gran número de vehículos lujosos acercándose a la mansión. Se trata de aristócratas provenientes de todo el mundo para comprar a los dinosaurios capturados en la subasta próxima a celebrarse... Porque claro, un parque equipado con tecnología de punta para contener a los dinosaurios falló, pero para estas personas sin conocimiento sobre cómo mantener un dinosaurio en cautiverio no será un problema.


Maisie escapa por el balcón y llega al aposento de Lockwood, a quien encuentra muerto. Mientras llora su pérdida por un breve momento, oye a Mills acercarse y logra esconderse en el montaplatos antes de que éste entre. Mills llama a la ama de llaves de Lockwood para notificarle que éste ha fallecido y que él cuidará de Maisie a partir de ahora. De vuelta en el calabozo, Owen se percata de que en la celda vecina hay un Stygimoloch (o más bien, un Pachycephalosaurus joven dudosamente identificado) malhumorado, que tiende a reaccionar a sus silbidos golpeando con su cabeza en la dirección de la que el sonido proviene. Owen se vale de esto para derribar la pared de ladrillos que separa al Stygimoloch de su celda y de alguna milagrosa manera, éste lo logra sin desnucarse en el proceso, procediendo eventualmente a abrir la celda de Owen y Claire de un cabezazo, permitiéndoles escapar y él junto con ellos. Owen y Claire ven a Maisie en el pasillo del calabozo, quien bajó hasta ahí por... razones, habiendo presenciado el escape de Owen y Claire. Y aunque en un principio se muestra asustada ante los desconocidos, eventualmente genera confianza con ellos, reconociendo a Owen por los videos que vio antes en el laboratorio.

El Stigymoloch escapando gracias a Owen
Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, vemos cómo los dinosaurios son vendidos en subasta por Eversol, comenzando por un Ankylosaurus que pese a valerse de su cola para golpear los barrotes de hierro que conforman su jaula con una fuerza de 2.5 toneladas, no logra siquiera torcerlos a pesar de que un Stygimoloch logró derrumbar una pared de ladrillos con una fuerza probablemente no muy superior a media tonelada minutos antes.


A medida que continúa la subasta, Maisie conduce a Owen y a Claire hasta un pasillo anexo, desde donde ven cómo se lleva a cabo el proceso y cómo los compradores adquieren los dinosaurios por el precio de una réplica de sus esqueletos fosilizados porque... ¿quizá vivos no son tan valiosos en el mercado después de todo aún cuando son los últimos de su especie? Sin embargo, al parecer son lo suficientemente rentables como para complacer a Mills y a Eversol.

Eversol presidiendo la subasta
Imagen de Universal Pictures

De hecho, se muestran tan complacidos, que a mitad de la subasta deciden aprovechar para promocionar su más valiosa perla, el Indoraptor, al cual habían tenido enjaulado todo este tiempo y aprovechan la ocasión para hacer una demostración de sus habilidades. Resulta que éste complementa con un rifle que emite un láser y fija a un objetivo, el Indoraptor sigue el láser y dirige su atención a dicho objetivo como si de un gato se tratase y un botón en el rifle activa una onda acústica que enloquece a la criatura y la insta a destrozar al objetivo, lo cual llama la atención de los compradores... pese a que utilizar un rifle real y disparar una bala para inmovilizar un objetivo sería mucho más rápido y muchísimo menos costoso, sin mencionar que este sistema ya expone la debilidad del Indoraptor al poder ser usado en su contra, ofreciendo pistas sobre la forma en que va a morir... Porque sabemos que va a morir como el monstruo cliché que es. En fin, los compradores se entusiasman con el Indoraptor hasta el punto de ofrecer sumas más altas que por cualquier otro dinosaurio ofrecido hasta ahora en la subasta y mientras en un principio Eversol intentó explicarles que este ejemplar sólo era un prototipo y que aún hay mejoras por hacer, el difícil de ignorar aumento en la demanda terminó por motivarlo tanto a él como a Mills a ponerlo en venta también para el desagrado del Dr. Wu, quien se oponía a comercializarlo en su etapa actual.

El Indoraptor siendo presentado en la subasta
Imagen de Universal Pictures

Wu no es el único disgustado por esto, pues Owen, habiendo visto todo desde la distancia, recuerda a la Indominus rex y todo el daño que ocasionó en Jurassic World, por lo que se propone impedir que saquen al Indoraptor de la mansión, temiendo que ocasione estragos a mayor escala. De modo que se dirige al cuarto de máquinas para intentar desactivar la plataforma que moviliza las jaulas a lo largo de la tarima en la sala de presentaciones y así evitar que se lleven al Indoraptor. De repente, el Stygimoloch reaparece y Owen, considerando que para cuando logre identificar y desactivar el mecanismo correcto podría ser demasiado tarde, decide usar al paquicefalosáurido para crear una distracción, conduciéndolo hasta un elevador y soltándolo en la sala de presentaciones. El Stygimoloch comienza a embestir a los presentes y Owen, quien de alguna forma había logrado subirse al techo del elevador, baja y combate al personal de seguridad. En medio del tumulto, Mills ordena que se lleven al Indoraptor, pero Owen alcanza a desconectar el mecanismo de la plataforma antes de que la jaula llegara a la zona de carga. Los compradores huyen despavoridos y el Stygimoloch escapa hacia el bosque que rodea la propiedad de Lockwood, siendo todo esto atestiguado por Wheatley, quien estaba esperando afuera de la mansión a recibir su paga una vez terminara la subasta. Preocupado porque su bono se viese afectado por el incidente que acababa de presenciar, entra en la sala de presentaciones en busca de Mills, pero en su lugar, sólo encuentra al Indoraptor en su jaula sin nadie alrededor. Wheatley se muestra curioso ante la criatura al no haberla visto en la isla y decide arrancarle un diente para su collar, por lo que le dispara dos dardos tranquilizantes, lo que parece ser suficiente para que el Indoraptor se desplome. Con el Indoraptor aparentemente sedado, Wheatley abre la jaula, se interna en ella y trata de arrancarle un diente a la criatura sin éxito mientras ésta, que había estado haciéndose la dormida todo el tiempo, ya que de alguna forma aprendió ese truco sin necesidad de que alguien se lo enseñara, juega con él levantando la cola y en lo que podría considerarse el segundo momento más caricaturesco en la historia de la saga (superado sólo por la escena del Velociraptor parlante durante la pesadilla del Dr. Alan Grant en Jurassic Park 3 con la diferencia de que esta vez, no se trata de un sueño), sonríe a la cámara cada vez que él voltea a verla... Y no. No me lo estoy inventando. El Indoraptor literalmente sonríe a la cámara cada vez que trolea a Wheatley con su cola y deja entrever que es a prueba de balas. En fin, finalmente el Indoraptor muerde a Wheatley en el brazo y se lo arranca. Mientras tanto, Eversol, quien había estado escondido durante todo este tiempo pese a que el Stygimoloch ya se había ido hace mucho y pudo haber hecho algo para impedir que Wheatley metiera las patas cuando aún podía, aprovecha que la criatura está distraída comiéndose a éste último y huye hasta el elevador, donde tres de los compradores también se estaban ocultando. En un intento de activar el elevador, Eversol empuja a una mujer que bloqueaba el terminal, la cual, quedando a la vista del Indoraptor, grita horrorizada al ver lo que le acaba de pasar a Wheatley, distrayendo al Indoraptor, el cual sale de su jaula y se dirige hacia ellos, dejando el cuerpo de Wheatley a medio comer. Eversol activa el elevador y cierra las compuertas justo antes de que el Indoraptor los pudiese alcanzar, mas éste accidentalmente golpea y avería el terminal al darse vuelta, reabriendo las compuertas y volteándose a matar a las cuatro personas dentro del elevador.

El Indoraptor a punto de matar a Wheatley
Imagen de Universal Pictures

Mientras tanto, Owen, Claire y Maisie acceden al sótano en dirección al laboratorio rehabilitado en busca de Blue, pero son detenidos por Mills acompañado de dos guardias. Éste procura a Maisie, quien prefiere quedarse con Owen y Claire. Ante esto, Mills, por... razones, les dice que ella no es una niña común y corriente en lugar de poner sobre la mesa el tema de la custodia y discutir las consideraciones de índole jurídica de llevarse sin autorización a una menor de edad sobre la que ellos no tienen ninguna potestad y procede a revelarles que ella en realidad no es nieta de Lockwood, sino un clon de su hija fallecida, siendo así el primer ser humano clonado. Como era de esperarse, Claire, Owen y hasta Maisie misma, quien ignoraba su propia historia, se sorprenden ante este dato que el guión necesita mencionar cuanto antes de la forma que sea, sin importar lo forzado que pueda quedar. Mills continúa explicándoles que al final, fue esto lo que creó división entre Lockwood y Hammond... pese a que paradójicamente, éste último supuestamente murió hace 20 años y Maisie no tiene más de 10 años de edad. Repentinamente, el Indoraptor llega hasta el sótano de alguna manera y ataca a los guardaespaldas de Mills mientras éste escapa y Claire, Owen y Maisie se desvían por una puerta anexa.

Mientras tanto, el laboratorio es desalojado y el Dr. Wu solicita una extracción de sangre de Blue, pero Rodríguez, quien estaba esposada a la jaula donde contenían a Blue, le cuenta que tuvo que hacerle una transfusión con sangre de Tyrannosaurus, por lo que su sangre ahora está contaminada. El Dr. Wu queda estupefacto ante esta revelación segundos antes de que Franklin, quien de alguna forma terminó infiltrándose en el laboratorio disfrazado de asistente científico pese a que se vio por última vez en el barco, le inyecta un tranquilizante y éste cae inconsciente al el suelo. Franklin le quita las llaves de las esposas y libera a Rodríguez, pero antes de que pudieran huir son sorprendidos por un guardia mientras otro se lleva al Dr. Wu. Rodríguez entonces libera a Blue, la cual ataca al guardia. Otro guardia llega para ayudarlo y mientras los guardias están distraídos con Blue y Blue con ellos, Rodríguez y Franklin escapan. El primer guardia muere y al acercarse demasiado a Blue, ésta golpea al segundo guardia con su cola, tumbándolo antes de atacarlo deliberadamente. En su intento por defenderse, el guardia le dispara a un contenedor de gas. Blue olfatea el gas e instintivamente huye de ahí mientras una descarga eléctrica de un transformador cercano que también había sido dañado por los disparos ocasiona una explosión de la que Blue apenas logra escapar. Esto ocasiona una falla en el sistema de energía en todo el complejo y una fuga de cianuro de hidrógeno en el sótano, poniendo la vida de los dinosaurios cautivos en peligro.

Blue escapando del laboratorio al momento de la explosión
Imagen de Universal Pictures

Claire, Owen y Maisie llegan a una sala donde se exhibe una colección de fósiles y maquetas de dinosaurios y pronto descubren que de alguna manera, el Indoraptor se les había adelantado y estaba merodeando por el lugar. Aprovechando la falla del sistema de iluminación, Owen, Claire y Maisie se esconden entre las exhibiciones mientras su "plot armor" oculta sus feromonas, impidiendo que el Indoraptor pueda rastrearlos pese a tenerlos a menos de un metro de distancia, poniendo en duda las alegaciones de que sería una bestia más capaz y peligrosa que el Velociraptor promedio cuando se considera que anteriormente se dice en la misma película que Blue podría detectar un objeto de su interés a kilómetros gracias a su olfato. El Indoraptor los ve cuando el radio de un guardia que éste había devorado se activa justo debajo de ellos, pero pronto logran esconderse entre las vitrinas mientras la criatura tarda un rato tratando de atravesar un espacio confinado en su intento de atraparlos, perdiéndolos de vista por un instante y dándoles tiempo para volver a ocultarse. No obstante, Franklin reactiva el sistema de iluminación redirigiendo la energía y sin saberlo, expone a los protagonistas a la vista del Indoraptor mientras intentan escabullirse por la parte trasera de las vitrinas. El Indoraptor los ataca, pero por la gracia del "plot armor", queda atrapado entre dos maquetas que se desploman sobre él, impidiéndole alcanzar a los protagonistas. Maisie logra huir en medio de la conmoción, saliendo de la vitrina y al verla expuesta, el Indoraptor la persigue luego de liberarse de entre las maquetas... pese a que ya había herido a Claire en la pierna, inmovilizándola parcialmente y haciéndola una opción más obvia al no tener que perder tiempo y energía persiguiéndola. Owen y Claire deciden que este es un buen momento para reconciliarse... por tercera vez, y se besan antes de que Owen saliese al rescate de la niña.

Owen, Claire y Maise escondiéndose del Indoraptor en la sala de exhibiciones
Imagen de Universal Pictures

Maisie logra llegar hasta el montaplatos y lo utiliza para acceder a su habitación, echarse en su cama y cubrirse bajo las sábanas porque... ¿es el lugar más seguro de la mansión? La lógica de esto demuestra estar errada cuando el Indoraptor de alguna forma logra descifrar a dónde fue el montaplatos y trepa hasta la habitación de Maisie, habiendo adivinado de alguna forma que la niña se había escondido allí y va en persecución de ella como si de un pedófilo se tratase pese a que podía alejarse de la mansión en busca de un hábitat más propicio o volver por Owen y Claire en busca de una presa más accesible. Llegando al exterior de la habitación desde el techo, el Indoraptor abre las puertas del balcón, se interna en la habitación de la niña y se acerca lentamente a ella estirando sus patas delanteras a manera de zombi, pareciendo querer desarroparla como un auténtico pedófilo en un aparente intento de intimidarla al más puro estilo Freddy Krueger. Cuando está a punto de atacar, el "plot armor" de Maisie invoca a Owen, quien no tarda en llegar a la escena pese a que se supone que no conoce la mansión e irrumpe en la habitación con un arma que había tomado de uno de los guardias asesinados por el Indoraptor en la sala de exhibiciones. Owen le dispara a la criatura sin causarle daños significativos hasta quedarse sin munición. Al verse inhabilitado para combatir la amenaza, retrocede sin la esperanza de vivir para contarlo, pero en ese momento, llega Blue y ataca al Indoraptor en defensa de Owen al estilo Pokemon.

El Indoraptor acercándose a Maisie
Imagen de Universal Pictures

Owen y Maisie escapan por el balcón, viéndose forzados a trepar por el tragaluz de la sala de exhibiciones mientras el Indoraptor, aparentemente habiendo sido lanzado fuera de la habitación de Maisie, los intercepta y procede a perseguirlos. Owen y Maisie se ven atrapados entre la criatura y el borde de la estructura, ubicado a una altura considerable del suelo. No obstante, Claire logra trepar hasta el techo del complejo de algún modo y resulta que de alguna forma, se había hecho con el rifle sónico que dispara el ataque del Indoraptor. Asintiendo con Owen, le apunta a éste con el láser, ocasionando que el Indoraptor lo fije como su objetivo y posteriormente oprime el botón, activando la onda acústica mientras Owen corre hacia la criatura, evadiéndola milagrosamente al tiempo que ésta se lanza sobre él. En su intento fallido de matar a Owen, el Indoraptor se estrella contra el vidrio, rompiendo el tragaluz, pero no cae, lo que parece anular el plan de Claire. Sin embargo, Blue aparece por detrás del enojado Indoraptor y le salta encima, empujándolo mientras éste la agarra y ambos caen sobre el cráneo de un ceratópsido en la sala de exhibiciones. El Indoraptor muere al ser atravesado por los dos cuernos supraorbitales, mientras Blue, amparada por el portentoso "sequel armor", cae convenientemente entre éstos y encima del Indoraptor sin ser atravesada o aplastada, tras lo cual emite un rugido victorioso antes de alejarse del lugar.

Blue ruge victoriosa sobre el cadáver del Indoraptor
Imagen de Universal Pictures (no oficialmente publicada)

Eventualmente llegan Rodríguez y Franklin, quienes ven a Owen, Claire y Maisie en el techo y los instan a acompañarlos al sótano, donde los dinosaurios cautivos se están asfixiando debido a la fuga de cianuro de hidrógeno. Al llegar al cuarto de control del área de carga, nuestros héroes ven cómo los dinosaurios se desesperan a medida que el gas tóxico se concentra, dificultándoles respirar. Claire, preocupada porque todo haya sido en vano y los dinosaurios mueran asfixiados, se dirige al terminal de control y activa el mecanismo para abrir las compuertas. En lugar de abrir la compuerta principal para que el gas se disperse, opta por abrir las celdas una por una mientras los dinosaurios se aglomeran en la zona de carga desesperados a medida que el gas sigue concentrándose en el área. Cuando está a punto de abrir la compuerta principal, sobrevalora las repercusiones que podría conllevar la acción de liberar a los dinosaurios en territorio continental convencida por Owen y con dolor, se retracta de su decisión de salvarlos y se aleja del terminal. Pero un segundo más tarde, Maisie oprime el botón y abre la compuerta, liberando a los dinosaurios bajo la premisa de que aunque fueron creados en un laboratorio, están vivos al igual que ella.

En las afueras de la mansión, Eli Mills intenta escapar con el trozo de costilla de Indominus rex con la esperanza de clonar más Indoraptors y comercializarlos... pese a que ya tiene el genoma extraído y hasta hace poco contaba con un ejemplar exitosamente clonado, por lo que prácticamente podría estar huyendo con embriones en vez de con el hueso. En fin, Mills casi es arroyado por la estampida de dinosaurios que sale de la mansión hacia lo que será su nuevo hogar y una vez terminado el episodio, es devorado parcialmente por la Tyrannosaurus rex y parcialmente por un Carnotaurus que se disputan su carne. La T. rex ahuyenta al Carnotaurus, tras lo cual emite un fuerte rugido de forma idéntica al del final de la primera película y se aleja de la mansión, destruyendo el hueso de la Indominus de una pisada mientras camina. Poco más tarde, Owen se reencuentra con Blue y trata de llevársela con él, pero insinuando que esto implicaría estar enjaulada, la Velociraptor se aleja de él y se interna en el bosque que bordea a la mansión.

La película termina con lo que parecen ser mercenarios llevándose a algunos de los dinosaurios cautivos y el material del laboratorio del Dr. Wu en un avión. Entre tanto, los dinosaurios que fueron vendidos son transportados a su destino y los que fueron liberados comienzan a diseminarse por su nuevo territorio mientras el Dr. Ian Malcolm en una nueva asamblea legislativa advierte que el poder de la genética ha sido liberado y que la humanidad ha entrado en una nueva era en la que se verá obligada a coexistir con lo que fue la raza dominante del planeta antes que nosotros, dándonos la bienvenida a lo que él literalmente define como "El Mundo Jurásico"... Pero obviamente está exagerando, ya que hablamos de no más de 35 o 40 dinosaurios con rastreadores implantados y algunos de ellos, incapaces de reproducirse, lo cual desacredita garrafalmente su condición como amenaza global, considerando que son rodeados por una población de sobre 7.6 billones de personas que aumenta cada segundo que pasa. Pero bueno, tal parece que la secuela tratará de hacer de esto una especie de "apocalipsis" en el que ambas dinastías se vean colindando, así que ignoremos este dato y sigámosle el juego con eso del "Mundo Jurásico".

La Tyrannosaurus llega hasta un zoológico y se enfrenta a un león suicida que se le queda rugiendo de frente en un risible intento de demostrarle quién es "el rey de la selva"
Imagen de Universal Pictures

Y eso fue "Jurassic World: Fallen Kingdom" narrada por un dinofriki. A continuación, comparto mi opinión general sobre la película y hablo de algunos de sus puntos fuertes y débiles. Y bueno, considerando que nos vamos a adentrar en el territorio de la subjetividad, quizá convenga avisar de antemano que mi opinión sobre la película no es muy positiva que digamos. Así que si a alguno le gustó esta película hasta un punto extremista que le impida tolerar opiniones ajenas que no coincidan con la suya, le aconsejaría que no se moleste en seguir leyendo. No tiene por qué malgastar su tiempo en algo que al final lo va a hacer sentir amargado. La vida es corta, así que mejor inviértala en algo que de verdad disfrute. Dicho esto, cumplo también con avisarles que todo comentario ofensivo o que incite al conflicto será eliminado. Con eso dicho, continuemos con la segunda parte de la entrada.

-Opinión personal-

"Jurassic World: Fallen Kingdom" no es una mala película. De hecho, considerando que el fin principal de una película es entretener, se puede decir que cumple muy bien su propósito. De principio a fin, no da espacio al aburrimiento, mantiene al espectador interesado y constantemente pendiente a lo que vaya a suceder después. Sin embargo, debo decir que desde mi perspectiva, el ritmo al que avanza la historia es tan precipitado que varios de los temas, conceptos e ideas que toca parecen quedar en el aire, llevando a que la narrativa se pueda llegar a sentir vacía y forzada. Por lo tanto, puede resultar un tanto difícil de digerir. La forma más sencilla en la que lo puedo describir es invitándolos a intentar visualizar una película de superhéroes del MCU comprimida en una cinta de monstruos de Serie B. Como imaginarán, no es algo que se sienta precisamente como una película de Jurassic Park. Sin embargo, eso es irónico cuando se tiene en cuenta que esta película es prácticamente una copia pictórica y formulística de la original Jurassic Park que parece adaptar la premisa narrativa de su primera secuela, The Lost World: Jurassic Park.

Esto se ve por ejemplo en cómo explora algunos conceptos y en cómo algunas escenas son un eco claro de lo visto en la obra original de Steven Spielberg. El Indoraptor, por ejemplo, es el equivalente a lo que eran los Velociraptores en la cinta de 1993 en más de un sentido. Es esa criatura que actúa como antagonista desde las etapas finales del segundo acto y pasa a ser el principal obstáculo para los protagonistas hasta el final del tercer acto. Por otra parte, la escena en la que éste persigue a Maisie hasta el montaplatos emula la escena en la que Lex Murphy engaña a un Velociraptor con su reflejo mientras aparenta estar encerrándose en un gabinete de cocina. El momento en que Franklin reenciende la mansión y pone en peligro la vida de Owen, Claire y Maisie es obviamente una recreación del momento en que la Dra. Ellie Satler restablece la energía en Jurassic Park, poniendo en peligro la vida de Tim Murphy sin saberlo. Cuando Maisie ve al Indoraptor asesinar a los guardaespaldas de Mills, se queda en shock respirando bruscamente hasta que Owen se la lleva, emulando la escena en que Tim Murphy actúa de manera similar antes de que su hermana se lo lleve tras lograr encerrar a un Velociraptor en el refrigerador. Como éstos, hay muchos otros "calcos", así como una gran saturación de guiños que irónicamente, se supone que son una especie de homenaje, pero al ser versiones alteradas de elementos previamente vistos con elementos recopilados de otras franquicias y géneros cinematográficos, se sienten no sólo repetitivos y desjugados, sino también distorsionantes, ya que parecen imponer la idea de una cinematografía sustituta basada en reinventar las bases conceptuales, pareciendo más una parodia que una secuela de lo que se supone que es la franquicia tematizada en dinosaurios más prestigiosa del mundo moderno.

A esto se suma la forma en que se distorsiona la continuidad previamente establecida. Ejemplo de esto es el hecho de que el estanque del Mosasaurus ahora tiene acceso al mar cuando anteriormente no era así. Lo mismo se puede decir del ahora activo Monte Sibo, que si bien es un concepto que se había referenciado anteriormente de forma sutil en el material publicitario de Jurassic World y sus productos derivados (los cuales a su vez toman inspiración de las novelas de Michael Crichton en las que están basadas las películas), al esta película introducir abruptamente como fundamento para su premisa principal, no sólo hace que se pueda sentir forzado, sino que también perjudica de cierto modo los fundamentos lógicos de sus predecesoras, Jurassic Park y Jurassic World, haciendo cuestionable la idea de construir y operar una atracción turística multimillonaria en una bomba de tiempo natural. Y claro, no podemos olvidar la omisión del Sitio B. Es decir, la Isla Sorna, donde tienen lugar la segunda y la tercera película. "Jurassic World: Fallen Kingdom" no alude a ella de ninguna forma en la narrativa. En su lugar, el personal de mercadeo hizo un "retcon" forzado y enredoso en la web viral en un intento fallido de borrarla del mapa y es evidente que esto sólo se hizo porque el concepto del Sitio B anularía todo el argumento de la película cuando se tiene en cuenta que aún si los dinosaurios en Isla Nublar sucumbían ante la erupción del Monte Sibo, quedarían los de Isla Sorna, la cual ya había sido declarada una reserva natural para los dinosaurios de InGen, invalidando de esta forma las motivaciones de Claire y su equipo de activistas, aparte de que aún en el caso contrario, los dinosaurios de Nublar no podían ser trasladados a allí porque no era propiedad de nadie a diferencia del llamado santuario de Lockwood y por lo tanto, no habría excusa para poder llevarlos al continente a fin de sentar las bases para una secuela en la que los dinosaurios se vieran en la civilización. Sin embargo, la película tampoco se molesta en reconocer lo que se menciona en la web viral, creando contradicción al este contenido ser tratado exclusivamente de forma externa e indirecta y sólo para fines propagandísticos, lo cual pone en duda su validez dentro del canon fílmico, llevando así a que la premisa principal de la película como secuela se tambalee sobre sus propios cimientos.

Dejando eso de lado, mi mayor problema con "Jurassic World: Fallen Kingdom" no como secuela, sino como película, radica en que en vez de simplemente contar una historia, más bien pretende contar sus intensiones de contar la historia (que aunque no es que me parezca muy buena, aún así agradecería que me la contaran naturalmente y no con tanto adorno). Es decir, se puede ver cómo la película nos dice por ejemplo: "Aquí te va un Brachiosaurus rezagado para que al ver cómo es incinerado vivo, te pongas todo triste mientras tu mente hace la conexión con la primera vez que lo viste allá en Jurassic Park.", "Aquí te va una escena del nuevo dinosaurio malote acercándose como un pedófilo a la niña en plan Freddy Krueger para que estés todo asustadito." o "Aquí te va la T.rex rugiendo del mismo modo que en la primera película para que te pongas todo nostálgico." en lugar de simplemente enfocarse en la historia en sí. Dicho de otra forma, las intenciones de la producción en muchas escenas se proyectan mejor que lo que en verdad proyecta el proyector (valga la redundancia) y eso me dificulta sumergirme en la historia y tomarme la película en serio. Siguiendo esa línea, cabe también mencionar que el argumento parece estar enfocado en justificar las bases de la secuela más que en justificar sus propias bases, lo cual no me es de mucha ayuda, ya que personalmente, me parece como si la película no tuviese espíritu propio, sino que aparenta tratar de englobar el de sus predecesoras en un intento de adaptarlo a una premisa más ostentosa.

Habiendo expuesto mi percepción general sobre "Jurassic World: Fallen Kingdom" como parte de una saga y como película individual, procedo ahora a mencionar algunos aspectos particulares de la película que contribuyeron a que ésta no me haya dejado un muy buen sabor de boca, los cuales bien podrían considerarse como "nitpicking". Es decir, no es que hagan que la película sea mala, pero eso no significa que resulten agradables para todos ni los exime de prestarse para crítica.

El primero de éstos es la forma en la que muestra a los dinosaurios y especialmente, a los carnívoros. El Indoraptor, por ejemplo, es por mucho el peor dinosaurio antagónico que he visto en una película de Jurassic Park. Y sé que muchos me lo cuestionarán, pero incluso el Spinosaurus de Jurassic Park 3, aún con lo cliché y genérico que es, me pareció un antagonista más tolerable. Y es que al menos, el Spinosaurus intentó ser innovador a su manera (reemplazando al "mero mero" anterior), aunque al final no haya resultado tan bien. El Indoraptor, por otra parte, es una copia de los Velociraptores de la primera película con manía de de Freddy Krueger y del xenomorfo de "Alien". Pero lo que más me molestó de este híbrido (y cuando digo "híbrido" me refiero a que es una quimera que combina características de los Velociraptores de la primera película, de los xenomorfos de "Alien" y de Freddy Krueger) poco original es que es intencionalmente malvado. Al menos, el Spinosaurus, pese a perseguir a los protagonistas por toda la isla como si tuviese algo personal contra ellos, era neutral y su única motivación era comer. El Indoraptor, por otro lado, hasta juega con sus víctimas y no sólo eso, sino que también lo disfruta. Vemos esto cuando sonríe cada vez que engaña a Wheatley. Posteriormente, cuando se va acercando lentamente a la cama de Maisie, vemos que parece querer verla muriéndose del miedo antes de matarla él mismo. Ante mis ojos de dinofriki, esto hace que el Indoraptor parezca un monstruo más genérico y cliché que cualquier otro dinosaurio antagonista visto en la saga hasta ahora. Pero bueno, en otro orden de cosas, algo que personalmente también me dejó mal sabor de boca es que han reducido al Tyrannosaurus rex, el cual alguna vez fue símbolo de la saga, a un mero instrumento de fanservice. De hecho, su única aportación "necesaria" para la historia fue el servir de donante de sangre para Blue y es obvio que ese arco sólo se escribió para filmar la escena del vagón, mas a fin de cuentas, si se modifica o se elimina, no afectaría demasiado la trama principal. Algunos dirán que el haber sido el verdugo de Mills también es una aportación importante, pero éste simplemente pudo haber muerto en la estampida y nada hubiera cambiado, pues el guión sólo quiso justificar esa aparición del Tyrannosaurus al final para fines de impacto, no para beneficio de la historia y técnicamente, lo mismo se puede decir de cada una de las escenas del Tyrannosaurus. Por si fuera poco, ha pasado a ser de un enorme animal salvaje que impone respeto a un antihéroe tipo Godzilla, lo que nos lleva a Blue, a la cual también han convertido en una heroína que protege a los protagonistas y elimina a los villanos, siendo para Owen Grady lo que Pikachu es para Ash Ketchum en el anime de Pokemon, llegando hasta el punto de poner en duda la afirmación del propio Owen en Jurassic World, cuando le dice al personal de seguridad que si les dispara a los raptores, éstos ya no confiarán en él, pues ahora Blue es expuesta a múltiples amenazas por parte de los humanos y cabe resaltar su encuentro inicial con Owen, justo tras el cual le disparan un dardo tranquilizante e inmediatamente después, una bala y pese a todo esto, siguió siendo su Pokemon fiel. Y no me entiendan mal. Me gustó el concepto de los Velociraptores adiestrados en Jurassic World, el cual me pareció fresco y lo considero un giro brillante. No obstante, lo que se ve en esta película no parece ser lo mismo que se vio en la entrega anterior, sino que se vale de ese concepto para dar un paso más allá y convertir al Velociraptor en una especie de héroe para darle el lugar que tuvieron éstos en Jurassic Park al Indoraptor. Ahora bien, admito que todo esto es sólo capricho mío y no tengo ningún inconveniente si a alguien le gusta este tipo de conceptos. Es sólo que para mí, la gracia de estas películas radicaba en su representación de los dinosaurios como animales naturalísticos que no necesitaban ser otra cosa para inspirar apreciación, admiración y respeto. Las últimas películas han roto con esa conceptualización y desde mi punto de vista, estas representaciones de los dinosaurios como monstruos, villanos, héroes o antihéroes más que como animales primitivos e impredecibles, llevan a que esa gracia se vaya perdiendo.

Pero bueno, dejando a los dinosaurios de lado, supongo que no hace falta decir que en mi opinión, el guión es uno de los puntos más débiles de la película, si no el más débil, cosa que se refleja en varios agujeros relativamente fáciles de percibir (como por ejemplo, cuando Claire y Franklin están "atrapados" en la central de comunicaciones y no ven la escotilla que tenían justo al lado hasta que son atacados por el Baryonyx), en muchos de los diálogos y secuencias (como por ejemplo, la muerte de Lockwood) y en algunas cosas que ocurren sin razón aparente (como Mills dejando a Claire y a Owen con vida en el calabozo pese a que el plan supuestamente era que murieran en la isla una vez Blue fuese capturada o Maisie casualmente pasándose por el calabozo sin una razón precisa para estar ahí mientras Owen y Claire escapan). Asimismo, cabe mencionar las secuencias altamente ficticias y exageradas (como cuando los protagonistas son arropados por la nube piroclástica y viven para contarlo y cuando saltan del muelle al barco en camión al último minuto sin que nadie se de cuenta). Cosas como estas contribuyeron también a que en última instancia, se me dificultara tomarme la película en serio.

Entrando a la línea de los personajes humanos, debo decir que si el romance entre la pareja protagonista se sintió forzado en Jurassic World, esta vez se siente el doble de forzado, lo cual puede resultar irritante en algunas ocasiones cuando a fin de cuentas, sólo es implementado para efectos cómicos y es completamente prescindible para la historia. Sin embargo, no resulta tan irritante como Frankin Webb, el personaje de Justice Smith, el cual actúa como el "comic-relief" de turno, pero en lugar de resultar gracioso, tiende a resultar molesto, pues su papel es básicamente repetir frases más de 60 veces por minuto y hacer preguntas cuya respuesta no quiere escuchar ni aceptar, repitiendo la pregunta en espera de una respuesta diferente. Por otra parte, Mills me pareció un villano caricaturesco y muy pobremente trabajado. Apenas sí es un personaje, ya que sólo existe para que la audiencia sepa que hay alguien malo y ambicioso detrás de las complicaciones que enfrentan los protagonistas. Si se eliminara de la historia y sólo fuese mencionado, no habría habido ninguna diferencia (de hecho, posiblemente hubiese funcionado mejor, ya que al menos, así sería una entidad misteriosa), sobre todo teniendo en cuenta que Wheatley es quien tiende a hacer el trabajo sucio por él, excepto en el caso del asesinato de Lockwood, quien ya estaba bastante decaído, por lo que la escena de su muerte no hubiese cambiado mucho si sólo hubiese fallecido por causas naturales y de hecho, habría sido menos estúpida. Y ya que estamos, por la forma en que está escrita la película, se podría decir que a fin de cuentas, el verdadero villano de esta historia no es el Indoraptor, ni Eli Mills, ni Ken Wheatley, ni Henry Wu, ni InGen en su conjunto, sino nuestro querido Ian Malcolm.

Video del youtuber cregets

Sí. Sé que parece una locura y tal vez, lo es, pero pensémoslo un minuto, ¿vale? No olvidemos que todo este desenlace fue una reacción en cadena. Masie no habría liberado a los dinosaurios en California si no los hubieran llevado a la mansión de Lockwood. No los habrían llevado a la mansión si Mills no hubiese podido ver una oportunidad para venderlos en el mercado negro. No habría oportunidad de venderlos en el mercado negro de no haber motivos para sacarlos ilegalmente de la isla. No habría motivos para sacarlos ilegalmente de la isla de haberse aprobado medidas para preservarlos. Y viendo la consideración que le daban a sus declaraciones, esas medidas probablemente se habrían aprobado si el Dr. Malcolm hubiese abogado por ellas en lugar de sugerir que los dejaran sucumbir ante la inminente erupción del Monte Sibo. Si desde un principio hubiesen accedido a salvarlos, lo más probable es que los hubiesen trasladado legalmente a otro espacio aislado (posiblemente, al santuario de Lockwood) sin que Mills hubiese podido tender su trampa y la única interferencia humana con la que tendrían que lidiar a partir de entonces sería con la de posibles irresponsables que decidieran acercarse demasiado de forma ilegal, como ocurrió en Jurassic Park 3. Pero no. El guión clamaba por dinosaurios en la civilización para la secuela, aunque eso controvirtiera de cierto modo la diligencia de uno de los personajes más queridos de la saga. De modo que el director J. A. Bayona no mentía cuando dijo que el Dr. Ian Malcolm no tendría un papel significativo en la acción, pero sí uno muy significativo en la historia, pues de forma inconsciente y como resultado de sus esfuerzos por prevenir que la prosperidad de los dinosaurios se saliera de control, terminó siendo indirectamente responsable de la liberación de éstos en la civilización, pudiendo considerarse de cierto modo, el verdadero villano de esta película... Pero descuiden, que esto lo digo sólo como aperitivo para el pensamiento crítico y no debe ser tomado al pie de la letra.

Para terminar con estos puntos negativos, quisiera puntualizar que el concepto de Miasie como el primer ser humano clonado con éxito pudo haber dado para un arco narrativo mucho más profundo y con muchísimo más potencial que el terrible y superficial diálogo para el que es utilizado al final de la película, cuando libera a los dinosaurios al identificarse con ellos como clones sintéticos. En mi opinión, la forma en que fue trabajado hace que se sienta superfluamente forzado y fuera de lugar cuando se pudo haber hecho mucho más con eso.

No obstante, no todo en la película me pareció malo. Es de considerar, por ejemplo, que en el apartado visual, la película no sólo cumple muy bien, sino que hasta se puede decir que tiene puntos de sobra, ofreciendo una escenografía exquisita, planos espectaculares, ángulos de cámara brillantemente trabajados y secuencias visualmente sobresalientes. Y desde luego, es de reconocer también el apreciable uso de efectos prácticos, los cuales, por su naturaleza tangible, contribuyen a la inmersión visual. Asimismo, cabe agregar que el CGI está más pulido que el de la entrega anterior, en ocasiones luciendo bastante realista. No obstante, es de tener en cuenta que un alto énfasis en lo visual puede ser una navaja de doble filo y de hecho, quizá ese es el problema de la película. Se enfoca demasiado en el aspecto visual, mientras que lo referente al ámbito narrativo pasa a un plano secundario cuya relevancia es eclipsada.

Por otra parte, la actuación es bastante buena (especialmente, la de Isabella Sermon, la cual me pareció sublime), así como la composición musical de Michael Giacchino, aunque en mi opinión, algunas pistas se sienten exageradamente bombásticas y crean una ambientación un poco dispar respecto a las escenas donde son implementadas.

En resumen, "Jurassic World: Fallen Kingdom" es una película disfrutable y entretenida, pero personalmente, se me dificulta tomármela en serio y verla como una secuela digna de una saga tan prestigiosa como lo fue alguna vez Jurassic Park. En una escala del 1 al 10, le doy un 5.

Quiero cerrar la entrada reafirmando que estos últimos párrafos representan sólo mi opinión personal y que como tal, son puramente subjetivos. Si no están de acuerdo con lo expresado en ellos, no hay ningún problema. Si alguien discrepa y desea expresarse en la caja de comentarios, sólo pido que por favor, lo haga con respeto. Desde ya, se lo agradezco.